Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mexico / Xóchitl Gálvez

Xóchitl Gálvez reta a Claudia Sheinbaum a un debate precampañas

La respuesta de Sheinbaum fue limitada, indicando que "no hace falta" que le den autorización para participar en debates.

MÉXICO .- La precandidata de la coalición Fuerza y Corazón por México, Xóchitl Gálvez, ha retado a su contrincante, Claudia Sheinbaum, a un debate. En un mensaje en redes sociales, Gálvez desafió a Sheinbaum, quien había afirmado que no necesita que le den autorización.

También te puede interesar: Xóchitl Gálvez afirma que la soberbia de Sheinbaum y Morena “los va a matar”

"Si ya te dieron permiso, te reto a un debate este miércoles o jueves para hablar de seguridad, salud y corrupción", expresó Gálvez, enfocándose especialmente en el tema de corrupción.

La precandidata opositora destacó la importancia de abordar estos temas clave y afirmó que sería positivo para los mexicanos y para ella misma.

Este es el segundo desafío que Gálvez lanza a Sheinbaum en una semana, indicando un tono más enérgico en su discurso durante la precampaña.

La respuesta de Sheinbaum fue limitada, indicando que "no hace falta" que le den autorización para participar en debates.

Los temas del hipotético debate

Durante su encuentro con militantes y simpatizantes en Campeche, Gálvez sugirió incluir en el debate temas delicados relacionados con los hijos del presidente, señalando a José Ramón, Andrés Manuel y Gonzalo Alfonso López Beltrán por presuntos actos de corrupción.

La precandidata también mencionó el incidente reciente en el que se cayó una estructura del tren en la Ciudad de México, planteando la pregunta sobre la empresa constructora y señalando que Sheinbaum había supervisado la obra en mayo.

Gálvez instó a un debate "frente a frente" y "sin careta", donde ambas candidatas puedan cuestionarse directamente. Asimismo, expresó su descontento con el formato de debates establecido por el Instituto Nacional Electoral (INE), sugiriendo que los tres debates deberían ser obligatorios y que deberían realizarse en distintas regiones del país.

Por último, Gálvez expresó su desagrado hacia el formato tradicional de debates, considerándolos aburridos y sugiriendo un enfoque más flexible y menos restrictivo en cuanto al tiempo y las interrupciones.

En esta nota