No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Imagen de Ariosto Manrique Moreno

Ariosto Manrique Moreno

¿Qué sigue?

El mundo de los negocios cambió para siempre y la incertidumbre podría matar por completo a millones de negocios. Los próximos cadáveres que estaremos levantando serán los talleres, consultorios, panaderías, cafeterías, florerías y todo aquel que sea golpeado por la otra crisis: la económica.

Por Ariosto Manrique Moreno

-

Tijuana Contigo

Los rapaces y chillones empresarios, como algunos gobernantes se refieren a quienes generan desarrollo y empleo, una vez más se sumaron para atender otro flanco de la batalla contra el COVID-19.

Por Ariosto Manrique Moreno

-

Desmadre

Nadie estaba preparado para esta crisis, tal vez podríamos analizar si había tiempo o no para prepararse o si las medidas como “no dejen de salir” de AMLO fueron  irresponsables. Lo que no es aceptable es que, con tanto recurso y con tanto talento, el gobierno tenga un reverendo desmadre en el país.
 

Por Ariosto Manrique Moreno

-

¿Dónde están los empresarios?

La emergencia sanitaria nos obliga a todos a tener un enfoque humanitario, hacer lo que esté a nuestro alcance para salvar las más vidas posibles y ayudar para que la ciencia médica haga lo que le corresponde. Sin embargo, existe otra emergencia que tendrá que ser atendida: la económica.
 

Por Ariosto Manrique Moreno

-

Irresponsables

No es momento para política partidista, es más, estamos tan sensibles que hasta el más bully de todos, Trump, no ha parado en elogios para con los gobernadores demócratas y estos igualmente haciendo público el liderazgo de la administración republicana. Hasta en las encuestas ha subido por no pelearse.
 

Por Ariosto Manrique Moreno

-

Encerrados

El mundo cambió nos guste o no y aunque estamos en libertad de negarlo, no creer o hacer como que no pasa nada, lo cierto es que esta pandemia ha logrado acelerar muchísimos procesos tradicionales poniendo a prueba a nuestras instituciones y principalmente nuestro estilo de vida.
 

Por Ariosto Manrique Moreno

-