No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Policiaca

Capturan a abuela por niño calcinado

La mujer, quien había reclamado el cuerpo en primera instancia, es acusada por la autoridad como responsable del asesinato de menor su nieto. La llevan ante Juez para la imputación.

Avatar del

Por Saúl Martínez

Capturan a abuela por niño calcinado(Daniel Resendiz)

Capturan a abuela por niño calcinado | Daniel Resendiz

MEXICALI, Baja California.- El caso de Miguel Ángel, el niño de 8 años que fue encontrado parcialmente calcinado el pasado 19 de octubre en un predio baldío en la zona oriente de Mexicali, ha dado un avance este miércoles.

La abuela del menor, identificada solo como Ana Luisa “N”, fue detenida ayer por la mañana por la Policía Ministerial del Estado (PME) que le cumplimentó una orden de aprehensión por el delito de homicidio calificado.

La mujer fue detenida cerca de su domicilio, en el fraccionamiento Misión de San Ignacio y posteriormente fue llevada a la Procuraduría Estatal para su certificación médica. Al término de la misma, fue ingresada al Centro de Reinserción Social de Mexicali.

LA AUDIENCIA

Falsa información, contradicciones, mentiras y pruebas circunstanciales fueron presentadas en contra de la abuela de Miguel Ángel, a quien la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) considera la principal sospechosa del homicidio del niño de 8 años.

Entre sollozos y una compulsión por cubrirse el rostro durante la audiencia, la mujer escuchó del fiscal las acusaciones en su contra, basadas en la investigación iniciada por el homicidio del pequeño Miguel Ángel, cuyo cuerpo se encontró calcinado el pasado 19 de octubre.

La hipótesis de la supuesta sustracción de menores en contra del padre del niño se debilitó cuando los agentes comprobaron que lo que la mujer denunció el día que encontraron el cuerpo de Miguel Ángel, en realidad no ocurrió y no hay pruebas de ello.

Ataviada en el overol naranja que visten los imputados del Centro de Detención Provisional y con la cabellera recogida en un chongo, la abuela de Miguel Ángel sollozó cuando el fiscal comenzó a leer la acusación.

Aunque la mujer optó por que se resolviera su situación legal en el plazo de las 144 horas, la Juez permitió que el fiscal leyera las pruebas que hay en su contra y para los cuales solicita que se le vincule a proceso a la abuela de Miguel Ángel.

En total son catorce testimonios los que se han acumulado en su contra, entre los que se encuentran el de su pareja sentimental, uno de sus nietos y hermanito de Miguel Ángel, así como la madre y el padre del niño.

“LO LLEVO AL DOCTOR”

La teoría de la fiscalía está basada en un cúmulo de pruebas circunstanciales. La investigación comenzó como sustracción de menores, y paralelamente se llevaba a cabo la del homicidio del niño localizado en el baldío.

De acuerdo a la información vertida en audiencia, la abuela de Miguel Ángel dijo haber ido a visitar a una familiar para pedirle que se internara en un centro de rehabilitación, y fue en ese momento cuando supuestamente el padre le arrebató al niño y se lo llevó. La mujer no fue a buscarlo a casa de su yerno ni avisó a su hija.

Dijo haber pedido un teléfono a una persona que iba pasando para pedir ayuda y esperó al día siguiente para poner la denuncia ante la PGJE. En el sitio donde aseguró que ocurrió la sustracción, los agentes encontraron cámaras de seguridad y al revisar el video se dieron cuenta que el día y la hora que la mujer dijo que ocurrió, nunca estuvo ella ni el auto del padre del niño.

En ese lugar también había una fiesta. Cuando la hipótesis de la sustracción comenzó a debilitarse, la fiscalía encontró pruebas de que la abuela fue la última que estuvo con Miguel Ángel antes de morir. Su pareja sentimental y su nieto, de 13 años y hermanito de la víctima, dieron pistas sobre ello.

“Dijo que lo iba a llevar al doctor, lo llevaba en el asiento trasero y estaba descalzo”, estableció el niño en su declaración. Minutos antes, la abuela mandó a la tienda a sus otros dos nietos y se quedó con Miguel Ángel en casa. Cuando ellos volvían, la abuela ya estaba en el carro, lista para irse.

VISITAS

La pareja sentimental de Ana Luisa la acompañaba a varias partes tras la muerte de Miguel Ángel, pero ella lo alejaba.

Así lo declaró ante agentes ministeriales, donde dijo que insistía en visitar a los indigentes que viven en el baldío donde fue encontrado el cuerpo. Uno de ellos, incluso, testificó en su contra, pues les dijo a los agentes ministeriales que la mujer había ido a amenazarle por haberles dicho que en varias ocasiones había ido a hablar prolongadamente con los indigentes de este predio.

La insistencia para ir a visitar la zona y alejar a su pareja de estos encuentros, le pareció sospechoso. Incluso aseguró que el día en que reporteros la encontraron en el sitio, la actitud de “víctima” ante las cámaras fue actuada. “Montó un pancho”, dijo en su declaración.

La mujer incluso fue al taller de carrocería donde trabaja su yerno. Ahí le preguntó a sus compañeros de trabajo sobre sus horarios, rutinas, entre otras cosas que les parecieron sospechosas y, eventualmente, le comentaron al padre del niño y a los policías ministeriales.

“ME METÍ EN UNA BRONCA”

Fue lo que le dijo Ana Luisa a su pareja ese 18 de octubre por la noche. Era la una de la mañana y ella seguía a bordo del auto. En el asiento trasero había un galón para gasolina. “El papá del niño me quitó a Miguel Ángel”.

Posteriormente fueron a tratar de poner la denuncia. Encontraron las oficinas de la PGJE cerradas y decidió esperar a la mañana siguiente a interponer la denuncia. Mientras le tomaban su declaración, la Policía Municipal acordonaba la escena donde fue encontrado el cuerpo del pequeño Miguel Ángel.

Desde mayo, la mujer había obtenido la custodia de la víctima. Sus padres fueron considerados no aptos por el DIF Estatal para tenerla. La madre, presuntamente adicta a la heroína, mientras que el padre también tenía problemas similares.

Sus otros dos hijos, Astrid y Ángel, de 13 años de edad, ya se encontraban bajo la custodia de la abuela. Toda la familia vive en una pequeña casa de interés social ubicada en el fraccionamiento Misión de San Ignacio, al poniente de Mexicali.

La hipótesis de la fiscalía es que, entre las 19:00 horas y las 21:00 horas del 18 de octubre, la imputada golpeó a Miguel Ángel en la cabeza y lo mató, mientras que sus otros dos nietos habían sido enviados a la tienda.

El cuerpo se lo llevó cuando ellos regresaban de comprar una vela. Será hasta el próximo lunes 4 de noviembre que se resuelva su situación legal y la vinculación a proceso, mientras tanto, la mujer permanecerá en prisión preventiva como medida cautelar.

EL EXPEDIENTE:

• NUC 0202-2019-38836
•Causa Penal 5415/2019
•Imputada: Ana Luisa
•Víctima: Miguel Ángel (Nieto)
•Fiscal: Rafael Orozco Vargas
•Defensor: Daniel Antonio Vázquez
•Juez: Patricia Moreno Galván
•Delito: Homicidio calificado agravado por razón de parentesco consanguíneo y traslado ilegítimo de cadáveres.
En esta nota

Comentarios