No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Policiaca

Acusa FBI a edil y funcionario de Calexico por corrupción

Recibieron un soborno de un agente encubierto para “agilizar” el trámite de una empresa de cannabis en la ciudad.

Avatar del

Por Saúl Martínez

Acusa FBI a edil y funcionario de Calexico por corrupción(Archivo)

Acusa FBI a edil y funcionario de Calexico por corrupción | Archivo

Un regidor de Calexico, California, y el titular de la Comisión Financiera y Desarrollo Económico de la ciudad fueron imputados este jueves por un Juez Federal por conspiración para recibir sobornos en un programa federal.

Ambos recibieron un soborno de 35 mil dólares por parte de un agente federal encubierto, a quien le prometieron “agilizar” trámites de una empresa dedicada al giro de cannabis para instalarse en la ciudad.

Los acusados son el regidor y alcalde suplente, David Romero, de 36 años y el comisionado Bruno Suárez Soto, de 28, ambos acusados formalmente en una audiencia por videoconferencia ante un juez federal; ambos fueron liberados con una fianza de 10 mil dólares.

De acuerdo a la investigación, un agente encubierto del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), sobornó con 35 mil dólares en efectivo a los funcionarios, haciéndose pasar por inversionistas buscando abrir un consultorio de cannabis en Calexico.

A cambio, Romero y Soto le aseguraron al agente encubierto que gestionarán el permiso necesario con rapidez, además de revocar o impedir el permiso a otros solicitantes de permisos para asegurar que el del sobornador fuera aprobado.

Ambos presuntamente admitieron que no es la primera vez que aceptan sobornos de este tipo, según confesaron al agente encubierto durante una reunión que sostuvieron el 19 de diciembre del 2019 en un restaurante de la ciudad, donde pactaron el acto de corrupción.

Romero estaba próximo a ser ascendido a alcalde de la ciudad en el mes de julio de este año, justo el mes en el que será la próxima audiencia de ambos ante un juez para el seguimiento de su caso.

El 9 de enero de este año, ambos imputados y el agente encubierto sostuvieron una reunión en El Centro, donde los funcionarios le explicaron lo difícil que era trabajar en la ciudad de Calexico y que con el soborno se brincarían toda la “mierda burocrática” que existía.

Ese día, al término de la reunión y en el estacionamiento del restaurante, el agente les entregó 17 mil 500 dólares en efectivo en dos sobres en un primer pago y un segundo pago fue recibido el 30 de enero en otro restaurante en El Centro.

El documento de acusación indica que ambos aseguraron haber creado una empresa fantasma para lavar el dinero y que mintieron al FBI durante la entrevista inicial, donde negaron todos los cargos, haber recibido pagos o garantizar agilización de trámites.

La pena prevista en la ley estadounidense para este tipo de delitos es de cinco años en prisión y una multa de 250 mil dólares.

En esta nota

Comentarios