No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexicali Lucha por salir adelante a pesar de las adversidades que enfrenta

“La vida sigue”, dice don Ignacio Ramírez García

Avatar del

Por Fernanda Acosta

“La vida sigue”, dice don Ignacio Ramírez García

“La vida sigue”, dice don Ignacio Ramírez García

“Pase lo que pase, la vida sigue”, es la filosofía de don Ignacio Ramírez García, de 50 años de edad.

El residente de la Colonia Fronteriza de esta ciudad, no pierde la sonrisa, a pesar de haber sido afectado por un incendio que consumió su vivienda y pertenencias hace un par de meses.

Tras el siniestro su esposa decidió viajar a Tamaulipas, donde sus familiares le dieron asilo. “Me quería llevar pero le dije: Yo aquí me quedo. Aquí nací y aquí he de morir”.

Con dedicación y voluntad, a pesar de todo lo ocurrido, el hombre se mantiene al cuidado de su casa y de sus siete gatos. “No dejo mi casita, si la dejo al rato no va a haber ni paredes ni nada, porque aquí se roban todo”, expresó.

“La vida te da altas y bajas”

Aunque la edificación ubicada en el número 530 de la Calle Aguascalientes permanece en pie, la casa del señor Ignacio quedó sin techo, ventanas ni puertas, como consecuencia del incendio.

Además, el fuego consumió los documentos personales, pertenencias, y la mercancía variada que vendía en mercados sobrerruedas para solventar sus gastos.

Las bajas temperaturas que ya se registran durante la noche hacen complicada su estancia. Por ello, tanto cobijas, ropa abrigadora y material para la construcción son la principal urgencia del mexicalense, que ya trabaja para levantar de nuevo el hogar y rehacer su vida.

Sin familia a la cual recurrir, Ramírez García se sostiene de las ganancias que le deja recolectar y reciclar materiales como aluminio y otros metales. “Hay veces que la vida le da a uno altas y bajas, buenas y malas, pero todo es pasajero. Ahorita sólo estoy pasando una mala situación, pero ¡me la tengo que rifar!”.

Aunque no rechaza el apoyo de la comunidad, para salir adelante, busca obtener nuevamente su documentación y poder emplearse como ayudante de la construcción, plomero, agente de limpieza, velador o cualquier trabajo.

“De salud estoy bien, listo para trabajar, es lo único que le pido a Dios, salud, fortaleza y paz interior. El que pueda, que ayude a otras personas que están en desamparo, que son mayores y ya no se pueden ni mover, ellos en verdad lo necesitan. Yo quiero trabajar”.

Aunque no cuenta con teléfono, Ignacio está listo para recibir propuestas laborales en su domicilio, donde se mantiene ‘al pie del cañón’.

Comentarios