Mexicali

“La cuestión es echarle ganas y no darse por vencido”: Gregorio

Avatar del

Por Raymundo García

“La cuestión es echarle ganas y no darse por vencido”: Gregorio

“La cuestión es echarle ganas y no darse por vencido”: Gregorio

Sobre una silla de ruedas gastada por el tiempo pero viviendo con un temple de acero, Gregorio Barrera de 48 años de edad, desde hace 4 años vende tamales y hielitos afuera de un autoservicio para sacar a su familia adelante.

Todos los días bajando el sol, expresó, va con su hielera donde vende el producto hecho por su esposa, pues durante estos años, no ha dejado vencerse por la enfermedad que le ocasionó un problema en la medula espinal.

ENFERMEDAD

Gregorio, siendo padre de familia, mencionó que todo se remonta allá en el 2011, cuando todo inició con un problema de oído, un dolor que fue agudizándose hasta que llegó a la medula espinal, la cual lo afectó a tal grado de no tener sensibilidad del pecho hacía abajo.

Expresó que al enterarse de la fatídica noticia, no fue sencillo el reponerse, ya que tomó tiempo el que pudiera salir de nuevo, pues el tenía un trabajo con el cual apoyar a la familia. “Nadie te prepara para algo así, que no puedas caminar te golpea fuerte, te sientes mal y no quieres hablar con nadie, yo trabajaba como operador en una fabrica, pero sin poder caminar, las cosas no vuelven a hacer las mismas”, indicó.

APOYO FAMILIAR

Gregorio en este sentido, y siendo residente de la colonia Hacienda del Río explicó que tuvieron que pasar 4 años para que el tomara la decisión de volver a las calles. “El estar encerrado desespera, cansa y te aburres, los gastos en la casa aumentaban y yo me sentía mal de no apoyar en la casa porque todavía no recibía mi pensión así que la necesidad hizo que saliera a vender”.

Indicó que inicialmente el decidió salir a vender hielitos comentándole a su esposa que si ella podía hacerlos, para de esta forma salir adelante. “Ella accedió y llegué aquí al Oxxo donde me dejaron estar a fuera vendiendo mis cosas, ya luego traje que los tamales y luego el pay de queso, productos todos hechos por mi esposa”.

Barrera expresó al igual, que el apoyo que le ha brindado su familia durante todo su proceso por querer seguir luchando por una vida mejor, es algo que para él, lo llena de felicidad. “Mi esposa y mis dos hijas siempre han estado para mi en todo momento, nunca me han dejado ni en mis momentos más difíciles, es por eso que salgo, pues ellas son mi motor de vida”, expresó.

INTERACCIÓN

Gregorio, aunado a esto y ya con 4 años fuera de casa, expresó que el simple hecho de salir a vender sus productos, lo llena de vida. “De verdad que me siento bien, la gente te va conociendo, interactúas con ella y pues no te sientes tan mal como en un principio, porque sabes que estás haciendo algo, que te sientes útil”.

NECESIDADES:
•Una silla de ruedas nueva o en buen estado puesto que la tiene ya está gastada de donde apoya los brazos.
•Medicamento para la diabetes pues dentro del seguro social no se lo proporcionan
•Contacto:
686 176 1542
En esta nota
  • Historia de vida
  • Mexicali
  • vendedor

Comentarios