No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexicali

El 72.1 por ciento de los reclusos a nivel nacional cuenta con educación básica: INEGI

Avatar del

Por Raymundo García

El 72.1 por ciento de los reclusos a nivel nacional cuenta con educación básica: INEGI

El 72.1 por ciento de los reclusos a nivel nacional cuenta con educación básica: INEGI

Sólo el 72.1 por ciento de los reos que habitan en los centros penitenciarios del país, comentó contar con educación básica, reveló la primera Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL) que realizó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) con base en datos de 2016.

En este sentido y de acuerdo con el Instituto, la encuesta tuvo como fin, componer información estadística sobre la experiencia del procedimiento penal e internamiento de la población privada de la libertad de 18 años y más.

Características

Ante a esto y de acuerdo con los resultados del INEGI, la población privada de la libertad en México resultó ser predominantemente masculina, de mediana edad, y contar con un nivel de educación básica.

-68.1 por ciento de la población en los centros penitenciarios tenía en 2016 entre 18 y 39 años.
-94.1 por ciento sabía leer y escribir.
-72.1 por ciento tenía estudios de educación básica.

Asimismo, la mayoría de los reos mencionó haber estado viviendo en familia, tenían hijos menores de 18 años y un trabajo remunerado previo a su reclusión.

De acuerdo con lo anterior, trabajador artesanal y operador de maquinaría industrial, resultaron ser uno de los empleos con mayor porcentaje a nivel nacional, teniendo un 18.6 por ciento para el primero y un 16.2 para el segundo.


*Nota: La suma de los porcentajes no es 100% porque se excluyen 607 casos a nivel nacional donde el informante
declaró "No sabe/No responde". Fuente: INEGI. Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL) 2016.

No obstante, más de la mitad reconoció no haber tenido recursos suficientes para cubrir las necesidades escolares o para pagar la renta de su vivienda.

Actividades de esparcimiento

Por otra parte, al indagar en los contextos de reclusión, los resultados muestran que, desde la opinión de las personas privadas de la libertad, en la mayoría de los centros penitenciarios hay ciertas condiciones para el desarrollo físico y emocional de las personas allí recluidas al brindarles acceso a actividades de esparcimiento, trabajo y
educación.

Tal es el caso, de los talleres de artes plásticas, fabricación de muebles y manejo de la ira, los cuales presentaron un 25.8 por ciento de asistencia por parte de los reclusos.

Asimismo, expresó que el 31.3% de la población privada de la libertad, estaba inscrita en programas educativos.

Servicios básicos de celda

Además de lo anterior, indicó que algunas entidades destacaron por tener altas proporciones de satisfacción respecto a los servicios básicos recibidos, como la
alimentación, agua potable, drenaje, servicios médicos o espacios para el aseo personal.

-88.4 % mencionó que tenía un lugar para el aseo personal
-99.4% indicó que contaba con drenaje
-97.5% comentó que tenía energía eléctrica.
-70 % dijo que contaba con agua potable

Inseguridad y corrupción

Sin embargo, de los principales problemas detectados en los centros estatales, fue la sobrepoblación, y en algunas entidades, se observaron tasas altas de prevalencia
delictiva y de corrupción. De modo que según los datos arrojados, el 33.2%de los reclusos fue víctima de algún
delito, el 16.8% fue víctima de discriminación durante su estancia y el 2.9% mantuvo hechos delictivos por cada víctima.

En este sentido, cabe mencionar que 108 de cada mil reclusos, fueron víctimas de corrupción durante su estancia.

Esperan reincorporarse a la sociedad

En contraste a lo anterior, según las cifras, alrededor del 99.1 por ciento espera que su
reinserción social sea viable.

De igual forma, a través de esto, se encontró que estas perspectivas están asociadas positivamente con las actividades de trabajo, capacitación y estudio que realizan los reclusos en los centros penitenciarios, pero relacionadas negativamente con las condiciones de inseguridad y corrupción en los mismos centros.

“Estos resultados son un primer indicio de la importancia que tienen las intervenciones para el fortalecimiento de capacidades de la población privada de la libertad en México”, señaló INEGI.

Avanzando para defender

Por ultimo y ante estos resultados, el Instituto hizo hincapié que es conveniente seguir avanzando en el estudio de dichas intervenciones, incluyendo aquellas fuera del espacio
carcelario, así como de aquellas condiciones que, de manera directa o indirecta, afectan el desempeño del sistema penitenciario poniendo en riesgo, el acceso de la población
reclusa a sus derechos humanos.
En esta nota

Comentarios