No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexicali Más de 40 mil personas habían llegado al puerto hasta ayer

Diversión de día y de noche en San Felipe

Avatar del

Por Yerson Martinez

Diversión de día y de noche en San Felipe

Diversión de día y de noche en San Felipe

Cuando el calor aumenta y los juegos playeros hacen sudar, nada mejor que refrescar el cuerpo con un agua de coco natural. Joel estuvo en el malecón de San Felipe y como todo adolescente no se cansó de jugar por horas.

Pero cuando la sed llegó, optó por una refrescante agua de coco y su relleno con chile, chamoy y cueritos para saborear en sus vacaciones de Semana Santa.

Y es que más de 40 mil personas llegaron a San Felipe en el reporte del miércoles al viernes. Tan sólo por los arcos ingresaron en los tres días, más de 10 mil automóviles. Y para todos ellos, una de las bebidas más consumidas fue el agua de coco, por supuesto aparte de la cerveza.

“El agua de coco refresca y ayuda a los riñones”, dijo Andrés Castro, uno de los residentes del puerto que prepara el famoso coco loco con camarones y la piña loca con cacahuates y cueritos.

“Vengan a San Felipe a disfrutar”, comentó. Como residente, dijo que Semana Santa es un evento que deja buena derrama económica que les ayuda a salir de las deudas por falta de una economía sustentable en el puerto. Que se suma a la veda de pesca y falta de empleo para los pescadores. En la arena las familias hicieron juegos y claro, los tradicionales castillos de arena.

Los niños se enterraban y las familias chapuceaban en la orilla de las cálidas y tranquilas aguas del mar de Cortés. Ahí los vendedores ambulantes ofrecieron una refrescante y deliciosa opción hasta la comodidad de las casas de campañas.

El mango picado con chile, ciruela y tamarindo fue un éxito. Andrés Francisco o como es conocido en San Quintín como el señor Tejuino, llegó a San Felipe a vender los mangos. Junto con su hermano y sus dos hijos, dejaron las vacaciones de lado para ser comerciantes.

“Soy un hombre trabajador, pero ya después descansaremos una semana
y regresar a trabajar a San Quintín”, comentó con una amplia sonrisa como convence a sus comensales.

LA FE En pleno viernes santo, la tradicional capilla en lo alto del cerro junto al malecón fue visitado por miles de turistas. Muchos devotos subieron a venerar a la Virgen de Guadalupe cuya imagen reposa en la capilla.

Lamentaron algunas personas que esté resguardada por rejas porque no pudieron acercarse a tocarla, pero eso no impidió que realizaran mandas y oraciones. Como Sandro Granados quien desde Pachuca subió a realizar una manda.

“Siempre vengo a dar las gracias y las mandas cumplir y pedir porque nos vaya bien a la familia”, dijo. Junto a su esposa subió con una figura del niño Jesús que no pudieron colocar por no caber entre las rejas.

“En estos días uno recuerda a la Virgen María y Jesucristo Santo, es una tristeza recordar como lo juzgaron porque él murió por nosotros” comentó.

LA NOCHE

El baile y los gritos al son de la banda son la especie del sazón de las noches en el malecón. Los instrumentos no dejan de tocar y mientras la música inunda el aire, las parejas bailan, los amigos y familias también disfrutan y corean los acordes.

“Cómo es posible olvidar” de Remmy Valenzuela es la canción más tocada por las bandas. Así como “Scooby Doo papá” y “Chantaje” de Maluma con Shakira que resuenan por doquier.

Todo acompañado de las risas que se ambientan con el sabor de la cerveza que los acompañan en cientos de hieleras que llegan al malecón. Hasta el cierre de la edición, solo se ha reportado un incidente de riña con un hombre detenido.

10 mil automóviles ingresaron al puerto de San Felipe en tres días.
En esta nota
  • Semana Santa 2018
  • San Felipe

Comentarios