No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexicali

Centroamericanos acusan malos tratos en algunos albergues de Mexicali

Avatar del

Por Nicolle De León

Centroamericanos acusan malos tratos en algunos albergues de Mexicali

Centroamericanos acusan malos tratos en algunos albergues de Mexicali

Una cuota para la estancia, la venta de apoyos y robos denunciaron un grupo de jóvenes centroamericanos en contra de algunos albergues en Mexicali.

“La realidad es que en algunos albergues te roban todo, la gente viene a donar y ellos nos venden las donaciones, todo les tenemos que pagar, la carga de un celular, la comida, para dormir”, aseveró Jonatan Mejía.

Mejía es oriundo del Salvador, fue deportado de Estados Unidos, en su País natal fue amenazado por las pandillas, por ello ha emprendido un segundo intento por llegar a la Nación vecina.

Aseveró que tiene cuatro días durmiendo en la calle porque ha reclamado los cobros para permanecer en el albergue y la manera en que los tratan con las empresas. “Nosotros somos como ‘pu...’ para ellos, perdóneme por la palabra, pero nos venden, ellos nos apuntan con las empresas pero debemos darles un porcentaje”, comentó.

Los trabajos que les ofrecen los calificó como muy pesados, por los cuales les pagan máximo 200 pesos, un 25% debe de ser entregado al albergue, reveló. “En todo el camino por México no me hicieron daño, una noche aquí dormí en la calle y me asaltaron, debe haber justicia, porque todos se aprovechan”, explicó.

“La mayoría de los albergues son así, unos peores porque hasta drogas venden, nos amenazan que nos van a echar a la policía para que nos deporten”, explicó.

“A mí no me gusta el Salvador, la verdad yo odio las pandillas, no me gusta que la gente se aproveche, que trabajen, y aquí también hay mucho ladrón, y siento que en todos los países es así”, declaró el migrante.

Jonatan tiene a su hijo en Estados Unidos, aseguró que espera a quienes considera sus hermanos de la caravana, para ayudarlos, orientarlos y unirse al movimiento. “Habemos unos 40 centroamericanos, sí hay gente que tiene familiares y amigos en la caravana, pero andan trabajando ahorita”, comentó.

El joven Jairo Ruiz explicó que él ya había sido deportado desde la primera caravana de centroamericanos que llegó a Mexicali, pues en ese entonces era menor de edad.

“Ya me regresé en la bestia, yo le digo a la gente menor de edad que viene en la caravana que no venga sola, porque los van a deportar, a mí ya me pasó”, explicó.

Jairo apenas cumplió la mayoría de edad el 26 de octubre, sus padres están en Honduras y no se ha podido comunicar con ellos desde hace un mes porque perdió su número telefónico.

Se unió a la queja de sus compañeros de viaje, explicando que le nada le han donado y que pareciera un negocio el giro de los albergues.
En esta nota
  • malos tratos
  • Albergues
  • centroamericanos
  • Mexicali

Comentarios