Mexicali

20 años dando voz al mundo del silencio

Avatar del

Por Raymundo García

20 años dando voz al mundo del silencio

20 años dando voz al mundo del silencio

Entre tropiezos y victorias, desde hace 20 años, la Asociación de Sordos de Mexicali A.C. (Asome), ha unido manos, voluntades y corazones para ayudar a uno de los sectores más vulnerables de la sociedad.

Luchando contra la analfabetización y la discriminación social, buscan generar más conciencia en la comunidad cachanilla, aclarando que quienes pertenecen al mundo del silencio, no dejan de ser miembros activos de la sociedad.

INICIOS

María Guadalupe Luna, directora de la institución, comentó que Asome inició en 1999 al darse cuenta que existían personas sordas que por su condición, no encontraban empleo o bien, no habían terminado sus estudios.

“Había compañeros que no les permitían trabajar por no contar con un certificado de estudios y otros tantos que desconocían el lenguaje de señas, dando así la pauta para iniciar la asociación”.

Indicó que fueron 10 personas sordas las pioneras en abrir paso a una comunidad, que poco a poco iría creciendo en la ciudad.

“Amigos míos y yo armamos la idea, estábamos muy entusiasmados con el proyecto, pues sabíamos que era necesario armarlo con el propósito de que las personas sordas pudieran comunicarse mejor y conseguir un empleo”, señaló.

PRIMEROS LOGROS

Ante esto y dando pasos firmes en su trayectoria, Asome vio los primeros frutos de su trabajo al ver graduados a sus primeras generaciones de nivel Primaria y Secundaria las cuales iniciaron de cero.

“Nosotros queríamos darles las herramientas y verlos realizarse, por ejemplo, actualmente ya llevamos la octava generación de jóvenes graduados de Secundaria lo cual nos ha llenado de orgullo y felicidad”.

DISCRIMINACIÓN A SU PASO

No obstante y aunque el proyecto ha ido avanzando con más manos voluntarias, en el camino se han encontrado con la discriminación social, empresarial, impidiéndoles integrarse de manera normal a la comunidad. “La gente cree que la persona sorda está enferma y que no podemos hacer las cosas, no tienen conciencia de que nosotros podemos ser igual que ellos, que somos personas útiles y que nuestra sordera sólo nos impide oír más no trabajar o estudiar”.

En este sentido recalcó, que de ahí ya han salido personas graduadas de la Universidad y otras tantas que poco a poco han formado parte ya de las filas laborales en la ciudad.

“Hay que mencionar que estos logros también son gracias a los padres comprometidos, que si no fuera por ellos los chicos no estudiarían o buscarían un propósito para seguir adelante”.

BUSCAN MÁS APOYO

Sumado a lo anterior, la profesora Guadalupe Luna comentó que aunque el espacio actual fue donado y que gracias a colectas o eventos, han podido ir construyendo su asociación, el apoyo por parte del Gobierno resulta ser poco.

“A nosotros nos gusta hacer lo propio, buscar por nuestros propios méritos las cosas, aquí no cobramos a las personas sordas, sólo a las personas oyentes, así que lo único que pedimos es que no dejen de apoyarnos”.

SUEÑOS Y METAS

Asimismo, y ya con 2 décadas de trabajo, la directora Luna busca que Asome siga creciendo, pues piensan crear una bolsa de trabajo, así como progresar en el tema de los intérpretes.

“El hecho de que quienes quieran conocer este mundo y aprender de él, nos llena de satisfacción, pues eso también buscamos, que más gente se sume y se vuelva intérprete, pues hay muchos sordos allá afuera que los necesitan”.
En esta nota
  • Asome
  • Te platico mi historia
  • Mexicali

Comentarios