No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

 ¡Vida SÍ! ¡Aborto NO!

Con la reciente resolución por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el sentido de desechar el proyecto que buscaba ordenar al Congreso de Veracruz despenalizar la interrupción del embarazo en dicho estado se da una victoria más en favor de la vida en una batalla que sin duda alguna habrá que seguir dando a sabiendas de que es y será un tema siempre actual.

Por Rogelio Perez

"Vaya ironía... el aborto es defendido

solo por personas que han nacido..."

Ronald Reagan

Con la reciente resolución por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el sentido de desechar el proyecto que buscaba ordenar al Congreso de Veracruz despenalizar la interrupción del embarazo en dicho estado se da una victoria más en favor de la vida en una batalla que sin duda alguna habrá que seguir dando a sabiendas de que es y será un tema siempre actual.

Siendo así, con tolerancia y respeto irrestricto a las distintas opiniones al respecto, como miembros de una sociedad civil pensante y actuante, es responsabilidad histórica promover e incentivar el debate de las distintas posturas con argumentaciones sustentadas sobre un tema tan delicado y polémico asumiendo que lo más importante para cualquier ser humano (la vida) es lo que está de por medio.

Porque la ciencia lo afirma, desde el momento de la concepción ya existe un ser humano valioso y sujeto a derechos; las mujeres tienen derecho a decidir pero no sobre la vida de otro (el aborto afecta a un ser humano distinto de quien decide); el aborto no es un problema de salud pública, ni un tema de justicia social para las mujeres pobres; los servicios de salud pública deben utilizarse para atender las enfermedades de la población con calidad y eficiencia, no para hacer abortos; daña física, emocional y psicológicamente a la mujer que en todo caso necesita apoyo y no un aborto; el ser humano en el vientre de la madre tiene vida y no puede levantar la voz para defenderse aún.

Servicios de salud de calidad y fácil acceso para la mujer embarazada; alojamiento, acompañamiento y capacitación laboral para mujeres en situación vulnerable; mejores apoyos para la madre trabajadora (horarios flexibles, guarderías, bonos para leche, etc); educación sexual integral, adecuada a la edad, a fin de evitar embarazos no deseados; fincar responsabilidades al padre biológico para la manutención del hijo por nacer y los servicios de maternidad; promover la planificación familiar y el ejercicio de una sexualidad responsable.

"La defensa de la vida que ya existe y ha de nacer al mundo está íntimamente ligada a la defensa de cualquier derecho humano. Supone la convicción de que un ser humano es sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo. Es un fin en sí mismo y nunca un medio para resolver otras dificultades. Si esta convicción cae, no quedan fundamentos sólidos y permanentes para defender los derechos humanos, que siempre estarían sometidos a conveniencias circunstanciales de los poderosos en turno".

"Basta el juicio de la razón humana para saber que es inmoral abortar pues no se puede ir en contra del ser humano. No es progresista pretender resolver los problemas eliminando una vida humana".

Los argumentos anteriores, esgrimidos por el ser humano (antes que cualquier otra cosa), Jorge Mario Bergoglio, en favor de la vida. 

*El autor es editorialista local/consejero CDEM.

Comentarios