No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

¿Qué le pasa a Lupita?

Llegó el día de la toma de protesta en donde alrededor de 350 personas del PAN, PRI y PRD, que en un jardín del Centro Cívico estaban a la espera de un discurso que marcara con fuerza la voz de arranque. Pero llegó como un susurro. Como en las bodas, donde la familia del novio y de la novia son sentados en diferentes áreas, así fueron separados los militantes de los tres partidos.

No sé qué le pasa a Lupita.

Llegó el día de la toma de protesta en donde alrededor de 350 personas del PAN, PRI y PRD, que en un jardín del Centro Cívico estaban a la espera de un discurso que marcara con fuerza la voz de arranque. Pero llegó como un susurro. Como en las bodas, donde la familia del novio y de la novia son sentados en diferentes áreas, así fueron separados los militantes de los tres partidos.

Una Lupita Jones leyendo un discurso, sin mucha emoción, hablando de unidad, de trabajo en común, de hablar de lo que une, de lo que no polariza. Parece un mundo de cristal, pre fabricado, en donde ni la propia Alianza de Va por Baja California se lo cree, en estos momentos.

Le faltó enjundia. Un mensaje muy cuidado, que a los políticos les gustó por pulcro, pero que a mi, por lo mismo, me pareció acartonado, como camisa de fuerza, para una mujer que sabe desarrollarse en pasarelas, pero no le dieron mucho margen de maniobra. Había que cuidar todo.

Un presidium con cuatro hombres y ella en medio, símbolo del equilibrio y la unidad.

La manejan como una mujer empodera que es más "chingona que bonita", según la definición del dirigente nacional del PAN, Marko Cortes. La acción aspiracional de las féminas.

Pronunció un discurso en los ejes que se requiere. Unidad, porque es lo que necesita una Alianza de tres partidos opuestos, en el papel. No polarizar más a la sociedad, porque vivimos tiempos de crisis en donde tenemos que jalar para un punto común.

"No se vale que sigan con la política de odio, etiquetas y división cuando el mundo entero está avanzando por el camino de la unidad", expresó.

Lupita Jones es el claro reflejo, en Baja California, del colapso del sistema de partidos. Ni uno de los tres institutos políticos impulsores tenía candidato y tuvieron que retomar la propuesta ciudadana del empresariado. La cual llegó desde el centro del país a través del ex dirigente de Coparmex, Gustavo de Hoyos. Su compañero en el Cetys Universidad.

Es la caída de la representación de los partidos políticos, lo cual genera confusión, ya que buscan candidatos que les permitan el triunfo sin responsabilidad y popularidad sin medir realmente la capacidad. Partidos ajenos a la responsabilidad, pero que les gusta el triunfo.

"En las últimas semanas muchas personas nos criticaron, a ustedes los partidos por invitar a una ciudadana, y a mí, a Miss Universo, a la empresaria, a la profesionista, a la ciudadana, a la mamá, a la mujer, me criticaron por entrar en política", dijo en su discurso.

El tema Miss Universo opacado con el de mujer. Finalmente esa es la intención, sacarla del estigma de la frivolidad.

En su toma de protesta, no parecía ella. Un discurso siguiendo el guión, de la unidad contra la confrontación. Sin embargo no tiene historia de que haya peleado alguna causa social en México y por eso se le dificulta el abanderamiento de las causas sociales y de la lucha de las mujeres.

No dudo de su capacidad y oratoria, pero no termina de convencer. La oferta electoral me parece pobre y hasta abstracta para el momento que padecemos y el electorado que se pretende conquistar.

Por eso pregunto, ¿qué le pasa a Lupita. Le alcanzará la corta campaña para llegar a ser, lo que dice que ella sabe hacer?

La verdad sea dicha.

* La autora es directora del portal MF Noticias Mexicali.

Comentarios