Columnas ECOANÁLISIS

¿Primavera?

Estamos por concluir la época de primavera, que corre del 20 de marzo al 21 de junio y el verano iniciará al día siguiente.

Por Alberto Tapia

Estamos por concluir la época de primavera, que corre del 20 de marzo al 21 de junio y el verano iniciará al día siguiente. ¿Qué dije? Bueno, eso es lo que dicen los libros, la historia, la meteorología, los calendarios y por lo general, suponemos que es válido para todo el Mundo. ¡Qué dije? En tres líneas dije conocimiento universal no aplicable al delta del Río Colorado, hoy cuatro valles, cuatro estados y dos naciones. Aquí las estaciones del año se cocinan aparte y como algunos simples cachanillas solían decir, “aquí solamente hay dos estaciones: el verano y la del ferrocarril”, qué chistosos.

 Pero resulta que hablo en serio, la primavera es la estación de las flores, el buen clima, de los paseos campiranos, de las bodas y las lunas “enmieladas”. Bueno, eso en el resto del Planeta, no aquí. Por ejemplo, ¿en qué lugar del Mundo muere gente por golpe de calor y deshidratación en la primavera? Aquí ya llevamos algunas y el verano todavía no empieza. Por ejemplo, durante esta primavera hubo días tan fríos que nevó en la sierra. Y días tan calientes como los de esta semana de alrededor de 45°C.

Muchas veces he escrito que esos cambios tan drásticos en la temperatura ambiente templan el carácter de los cachanillas, pero sólo simbólicamente. La verdad, hasta los nacidos, crecidos, madurados y fallecidos aquí resentimos esos cambios. ¿Y de qué nos sirvió el carácter templado? Bueno, para seguir agarrados al terruño con la esperanza de mejores climas. Y lo mismo sucede con el otoño que vemos pasar fugazmente como golondrina extraviada del verano al invierno. Pero el delta transformado primero en agro-pastoral y ahora en industrial-urbano sigue creciendo en población.

Y ello significa que es mejor lugar para vivir que en muchos otros lados, por eso se viene a vivir a estos llamados valles de San Luis, Imperial, Yuma y Mexicali. Sin consultar el registro climático, en esta primavera que está por terminar, francamente tuvimos temperaturas de invierno y del más ardiente de los veranos. Nada raro. Por ahí hay un registro de récord de alta temperatura que dice que el día seis de julio de 1966 en la ciudad de San Luis, Sonora, el termómetro alcanzó los 58.5°C, nada menos que 137.3°F.. ¡récord mundial! Y si en San Luis hizo 58.5 aquí debió marcar 58.0, somos vecinos cercanos y ciudades hermanas, pues.

En mi experiencia de tres cuartos de siglo, antes me asombraba y ahora me divierten las quejas de altas temperaturas en las grandes urbes del Mundo. A los 39°C en Europa la gente se desmaya y se aglomera en las fuentes para refrescarse. En Chicago y Nueva York las ambulancias no se dan abasto para atender a los insolados…¿y aquí?, seguimos viviendo y trabajando como si nada aún con 45°C como la semana que terminó. Verdaderos héroes son los albañiles y otros obreros que trabajan al rayo del Sol con la única protección de una botella con agua. ¡Qué venga el verano!

*- El autor es investigador ambiental independiente.

Comentarios