Tendencias
Cintilla de tendencias

COVID-19

ÓMICRON

Regreso a Clases

Contaminación

Vacuna

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Los juegos de poder

Todos los juegos de poder se realizan de manera consciente y conllevan intenciones particulares.

Por Rosa María Méndez Fierros

Todos los juegos de poder se realizan de manera consciente y conllevan intenciones particulares.

De manera general, estos juegos intentan generar cambios, o bien, oponer resistencia ante la modificación de un comportamiento.

Las intenciones tienen componentes racionales y emocionales que orientan las acciones de los actores políticos.

Emergen sentidos de moral y ética, también de avaricia, egoísmo y miedo, entre muchos otros dispositivos que impulsan las conductas de los actores políticos en la pugna por el poder.

En el caso de los juegos de poder en el escenario político de Baja California, lo que se observa a escasas dos semanas de la toma de posesión de la primera mujer y la más joven gobernadora en la historia de esta entidad, es un reacomodo de fuerzas para medir, probar y demostrar públicamente las capacidades de distintos grupos para influir en el decurso de los acontecimientos de la vida sociopolítica y económica en nuestra entidad.

En quince días la agenda política de la gobernadora, Marina del Pilar Ávila Olmeda ha ido desanudando y tejiendo con base en las múltiples pifias de su antecesor.

El equipo Soles de Mexicali ha regresado a casa, el penoso suceso del cheque sin fondos entregado a los medallistas olímpicos ha sido subsanado, las reuniones con empresarios volvieron a darse, las conferencias de prensa en los diferentes municipios retornaron.

Hilvanar, recomponer, demostrar que cuando se quiere se puede, en eso se ha ocupado la gobernadora, en las primeras semanas de administración.

No obstante, la medición de fuerzas que está a la orden del día promete retos mayúsculos. La corrección de las planas malhechas de Jaime Bonilla, se antoja una tarea de párvulos.

En este sentido, vemos que los juegos de poder tienen mucho de performance, de actuación, de aspaviento, hasta de ficción y engaño discursivo.

Estos encierran cierta magia basada en hacer parecer, amagar, seducir y persuadir.

Es una partida de póker. Una sucesión de estrategias donde se ponen en juego los distintos recursos acumulados por diversos grupos para mantener, incrementar o incluso recuperar lo perdido.

Empresarios, grupos sociales intermedios, pasando también por la delincuencia hacen sus mediciones de fuerzas. Empiezan a “tantear” el terreno.

La condición de mujer y la juventud de la gobernadora representan una variable de interés para el análisis coyuntural. Con el paso de los meses se irá configurando, como decía Don Daniel Cossío Villegas, el estilo personal de gobernar de Ávila Olmeda.

Veremos si sus habilidades de comunicación en redes sociales logran permear, influir y ejercer control entre los actores de los juegos de poder.

No obstante, frenar las ambiciones e intenciones de los grupos políticos y económicos que se disputan las cuotas de poder en Baja California, será prácticamente imposible, Marina del Pilar tendrá que lidiar con ello, esa es una tarea política consustancial a su rol como gobernadora.

El ex-gobernador Bonilla, y algunos de sus incondicionales, no cesan en tratar de mantenerlo vigente en la charla pública, porque se sabe que quien desee permanecer en la arena de los juegos del poder requiere desarrollar un esfuerzo energético de comunicación política.

En ese ring Bonilla perdió casi todas, veremos si sus restos le alcanzan para resurgir como lo prometió.

Hoy es 15 de noviembre, veremos si la fecha fatal de anuncio de su próximo cargo se lleva a cabo.

La verdad sea dicha

* La autora es directora del portal MF Noticias Mexicali.

Comentarios