No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Los diez mandamientos

Toda sociedad e institución necesita sus reglas, y en el caso de la Iglesia Católica podemos decir que siguen los Diez Mandamientos que Moisés recibió de Dios en el Monte Sinaí.

Por Jaime Navarro

Toda sociedad e institución necesita sus reglas, y en el caso de la Iglesia Católica podemos decir que siguen los Diez Mandamientos que Moisés recibió de Dios en el Monte Sinaí. Estos Diez Mandamientos contienen una lista de reglas religiosas y éticas que son de fundamental importancia en el judaísmo y el cristianismo. Una serie de mandamientos que el hombre debe haber cumplido antes de recibir penitencia y que para los católicos se analiza a través del llamado examen de conciencia. Una serie de normas que, aunque de sobras conocidas por la mayoría de personas que haya recibido educación religiosa, lo cierto es que pocas veces se menciona cuál es el significado de cada uno de estos diez mandamientos, por lo que los vamos a enumerar a continuación y después veremos qué significan. Amarás a Dios sobre todas las cosas, No tomarás el nombre del Señor tu Dios en vano, Santificarás las fiestas, Honrarás a tu padre y a tu madre, No matarás, No cometerás actos impuros, No robarás, No darás falso testimonio ni mentirás, No consentirás pensamientos ni deseos impuros y No codiciarás los bienes ajenos. Durante la migración de los israelitas de Egipto de regreso a la Tierra Prometida, Dios llamó al pastor Moisés al monte Sinaí. Según la tradición del Antiguo Testamento, Dios le anunció allí los Diez Mandamientos. Hasta el día de hoy son los principios rectores de los valores cristianos y como hemos mencionado, las reglas que rigen la iglesia católica, determinando, la actitud de la persona hacia Dios y hacia el prójimo. Los 10 Mandamientos son una especie de resumen de los 613 mandamientos contenidos en la ley del Antiguo Testamento. Los primeros cuatro mandamientos tratan de la relación del hombre con Dios. Los otros seis mandamientos se relacionan con las relaciones humanas entre sí. Históricamente, la palabra ley o mandato debía entenderse más como una señal, por lo que los Diez Mandamientos son entendidos como un gran regalo de Dios, especialmente porque mostró al individuo y al pueblo cómo la vida puede tener éxito. Por lo pronto nos ocuparemos de los mandamientos que se relacionan con las actividades humanas. El quinto mandamiento es claro. Prohíbe la matanza de humanos y protege la vida contra varios ataques. Dado que la vida humana está hoy en peligro de muchas maneras, este mandamiento cubre muchas áreas. El sexto mandamiento protege el amor y en concreto, la institución del matrimonio y se opone a las actitudes y comportamientos que ponen en peligro llevar una vida pura y decente. Defiende ciertos valores que son necesarios para que el amor triunfe. El séptimo mandamiento es también muy claro, no debemos robar y tampoco tomar nada del prójimo, sino ayudarle para prosperar y que pueda proteger sus posesiones e ingresos. El octavo mandamiento se relaciona con la verdad. Va en contra de todas las formas de mentira y nos obliga a defender la verdad. El octavo mandamiento también requiere que luchemos por el conocimiento verdadero y demos testimonio de las verdades conocidas. Pero esto presupone que sabemos cómo llegar al conocimiento de la verdad y qué significado tiene la verdad para nosotros los humanos. El noveno de los 10 mandamientos trata de proteger la fidelidad marital. Este mandamiento está estrechamente relacionado con el sexto mandamiento. En contraste con el sexto mandamiento, el noveno mandamiento no se trata de acciones incorrectas, sino de desajustes mentales hacia el amor y la lealtad. El décimo va dirigido contra la codicia y la envidia y así promueve la paz social de manera decisiva. El décimo mandamiento está directamente relacionado con el séptimo mandamiento: se refiere a las malas actitudes internas hacia la propiedad y está destinado a prevenir acciones incorrectas en este sentido. Aquí la pregunta obligada hacia los gobernantes, ¿porque insisten en robar, mentir, codiciar lo ajeno y no promover la paz social y proteger la propiedad privada enfrentando entre si a los mexicanos en aras del poder?

*- El autor es ex presidente de la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles de la República Mexicana.

Comentarios