Tendencias
Cintilla de tendencias

COVID-19

ÓMICRON

Regreso a clases

Autos chocolate

Asesinato a periodistas

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Liberales VS conservadores

En las últimas semanas se ha desatado un debate que aún es- tá en la cámara de diputados y es posible que el año que entra se defina si se realizará la reforma eléctrica que impulsa denodadamente el presidente AMLO.

Por Gonzalo Llamas Bañuelos

En las últimas semanas se ha desatado un debate que aún es- tá en la cámara de diputados y es posible que el año que entra se defina si se realizará la reforma eléctrica que impulsa denodadamente el presidente AMLO. La pregunta que surge es ¿podrá López Obrador con sus diputados aliados aprobar la contrarreforma eléctrica? La realidad es que no lo sabemos, la moneda está en el aire. En la cámara de diputados necesitaría 70 votos de la oposición para llevar a cabo la reforma constitu- cional. Para obtener la mayoría calificada requeriría 334 votos que son las dos terceras partes de los 500 diputados. Se ve difí- cil que lo logre, mas no imposible. En caso de aprobarla se esta- ría enfrentando a una serie de demandas con empresas nacio- nales y extranjeras. La confrontación interna y externa está a la orden del día, no sabemos si nuestros vecinos permitirán que esto suceda, lo comento por las grandes inversiones que tienen en nuestro país. Esta es una confrontación muy añeja entre dos concepciones ideológicas que existen en el mundo que se traducen en políticas públicas.

En nuestro país, después del movimiento revolucionario de 1910 que culminó con la promulgación de la constitución de 1917, cuyo contenido nos colocó a la vanguardia a nivel mun- dial, al establecer que la ley no sólo debe fijar las bases organi- zativas del Estado y reconocer las garantías individuales, si- no también ser garante de los derechos sociales, económicos y culturales de las clases populares. Desde entonces, la sociedad mexicana ha sufrido cambios que la han impactado transitan- do en determinados periodos de la historia catalogados como liberales y conservadores. El estado benefactor se puso de mo- da después de la gran depresión económica de 1929 al ubicar las teorías económicas en crisis como la tesis de que el estado no se “autorregulaba”, que era necesaria la intervención del estado para terminar con esas disparidades entre oferta y de- manda. Es así como el estado se convirtió en inversionista, en propietario de empresas, respaldando un nacionalismo que relegó las actividades económicas a la mayoría de las empresas de capital privado.

Fueron muchos años en los cuales la clase política con el “engaño” del nacionalismo se aprovechó de la generación de riqueza, sobre todo de la industria eléctrica y el petróleo. Siempre se dijo “el petróleo es de los mexicanos”. Sin embargo, los beneficios que generaban difícilmente llegaron al bolsillo de los consumidores. Hoy nuestro gobernante anhela regresar al pasado, ese pasado arcaico que nadie quiere recordar, porque ensalzó la concentración de poder y la riqueza para unos cuantos. El país de un solo hombre, del rey que habita en Palacio Nacional. Las tesis del neoliberalismo o nuevo conservadurismo reclamaban un adelgazamiento del estado, el nuevo lema era “dejar hacer y dejar pasar” y el apoyo a la libre competencia. En esos años la clase política privatizó la mayoría de las empresas del estado y la puso en venta de “garaje” que el capital oligárquico internacional supo aprovechar. Se malbarataron y vendieron a menos del precio real del mercado. En la actualidad nos gobiernan otros actores políticos que están pensando más en el pasado, que, en el futuro, y pretenden a través de esta contrarreforma, que el estado vuelva a controlar la generación de energía eléctrica. Hasta ahora la sociedad no ha visto los frutos de ser los mexicanos propietarios de esta gran empresa. Siempre han sido víctimas de los políticos o de las grandes empresas transnacionales que han explotado los frutos y riquezas que en esta se generan. La confrontación continuará hasta que alguna de las dos posturas gane. El liberalismo económico o el conservadurismo. La economía está abierta y no cerrada ya no se podrá luchar contra las fuerzas del mercado mundial. El enfrentamiento se da entre una economía regulada contra la liberalización. Las promesas en ambos casos es que los precios de la energía eléctrica van a bajar y así verse beneficiados con precios competitivos. Sin embargo, todo ha quedado en promesas, ya sea gasolina, gas, energía eléctrica, telefonía y sobre todo los bancos, siguen enviando miles de millones de pesos a sus países de origen, mientras los consumidores mexicanos observamos cómo se enriquecen los políticos y los grandes monopolios internacionales.

*- El autor es economista egresado de la UABC.

Comentarios