Tendencias

COVID-19

Clima Mexicali

Incendio en Mexicali

Accidente Automovilístico

Cerveza Artesanal

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Ley de muerte

Esta semana por mayoría de votos, la SCJN, votó a favor de la reforma del Código Penal en Coahuila, referente a no reconocer el derecho a la vida desde la concepción.

Por Anita B. de Ochoa

"Una nación que mata a sus hijos en el vientre,

es una nación sin alma" S.

Teresa de Calcuta.

Esta semana por mayoría de votos, la SCJN, votó a favor de la reforma del Código Penal en Coahuila, referente a no reconocer el derecho a la vida desde la concepción. Pero, además, éstos once súbditos y lacayos que tenemos como ministros, invalidaron el artículo 4 bis A, fracción 1, de la Constitución de Sinaloa, que protegía el derecho a la vida de los niños no nacidos. Y el próximo lunes 13, nuevamente darán un golpe; resolverán el criterio de objeción de conciencia. Es decir, podrán violar la libertad de cada uno de los médicos en la esencia de su profesión: salvar vidas como lo prometieron adhiriéndose al juramento Hipocrático, imponiéndoles ser los nuevos Herodes, asesinos de inocentes.

En 23 Estados de la República, a través de procedimiento legal contemplado en sus constituciones locales, decidieron proteger la vida desde su concepción. Estos ministros, violan el pacto federal, la autonomía y soberanía de los estados, al legitimar de golpe el asesinato libre e impune de niños mexicanos por nacer con argumentos falsos. Uno de ellos declaró: “Se abre una nueva ruta de libertad y dignidad a las personas gestantes”. ¿La muerte es libertad? ¿Y qué con la dignidad del niño por nacer? Estos criterios absurdos y a modo que utilizaron, obedecen a intereses personales y organismos internacionales que solo favorecen al gran negocio de la cultura de la muerte y propician la irresponsabilidad absoluta.

En lugar de hacer políticas públicas para defender a la mujer en una etapa tan importante de su vida, en especial las que sufren pobreza, marginación y violencia, lo único que le ofrecen es el aborto, provocándole caer en un precipicio de dolor y culpa, al ser verdugo de su propio hijo.

Ante esta tragedia, el señor que tenemos como presidente que de todo opina hasta de lo que ni le importa, hoy cobardemente guarda silencio, habiéndose comprometido con el pueblo al que juró escuchar y con el partido PES al que llevó en coalición, fingiendo comulgar con sus ideales pro-vida.

San Juan Pablo II decía: Nunca se puede legitimar la muerte de un inocente. ¿Qué sentido tendría hablar de la dignidad del hombre, de sus derechos fundamentales, si no se le protege, llegando incluso a facilitar medios o servicios privados o públicos, para destruir vidas humanas indefensas?

Una mujer embarazada no puede decidir si va a ser o no va a ser mamá, porque YA LO ES…Con la ley del aborto, ella decidirá ser madre de un hijo vivo o muerto. Un hijo que ella misma pidió se asesine. (Agustín Laje) Las abortistas dicen tener derecho sobre su cuerpo. Entonces quítense la matriz es parte de su cuerpo, no así el niño indefenso.

¿Qué vamos a hacer? Manifestar nuestra indignación por esta decisión de muerte. Tenemos dos acciones: Vigilia martes 14, 8pm fuera del Congreso. De negro, pañuelo celeste y velas. Próximo domingo caravana, inicia en calle 9ª. Atrás de Cinépolis 6pm. No somos los únicos, todo México saldrá con fe y entusiasmo a defender la vida, aún a costa de la nuestra. Únete, te esperamos.

Mujer mexicana forja tu Patria.

* La autora es consejera familiar.

Comentarios