No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

La pandemia

Me he negado a tratar del Coronavirus en mis comentarios porque ya es demasiado abrumador el asunto abordado por los medios: columnistas, noticieros, prensa y en fin el tema, pese a que la pandemia que padecemos, merece atención, ya se ha convertido en agobiante.

Me he negado a tratar del Coronavirus en mis comentarios porque ya es demasiado abrumador el asunto abordado por los medios: columnistas, noticieros, prensa y en fin el tema, pese a que la pandemia que padecemos, merece atención, ya se ha convertido en agobiante.

Sin duda, este virus llegó para quedarse. Ni las autoridades sanitarias, ni los gobiernos; ni los especialistas conocen su fin último. Cuándo terminará la humanidad con este padecimiento.

La mayoría de gobiernos en el mundo apuntalan hipótesis del fin de la pandemia pero en realidad; una realidad dramática, tristemente soportable para la población del mundo.

Un dato interesante y esperanzador es que  cientos de personas  infectadas por el Coronavirus, salen adelante; se recuperan lo que resulta de inmediata información: con qué medicamento; cuáles fueron los fármacos que lograron la recuperación de estos enfermos y naturalmente que las autoridades responsables incluyendo los médicos  informen a “la gente” de estos medicamentos o en fin; que los responsables de la salud realicen un informe de estos casos recuperados y, reitero, con qué medicamento lo lograron.

Lo más grave: cientos de miles de muertes en el  mundo por este padecimiento que a la vez cambiara radicalmente las economías de los países, y como consecuencia, cientos de miles de personas o familias padeciendo hambre y urgente necesidad de trabajar para ganar el sustento de todos los días. Es posible que en este caso las naciones socialistas que por lo regular su política es alimentar a la población ya como una política base; Cuba por ejemplo, en que sus habitantes mal que bien reciben día a día una dieta  y por esta razón la hambruna que por ejemplo ya se está dando en  México por la sencilla razón: repartir comida a la mayoría de desempleados por la pandemia no es de ninguna forma alimento diario. Si la alcaldesa de Mexicali, Marina del Pilar Olmedo, repartió alimento a 50 mil personas hace una semana resulta a la postrer un valiosísimo acto de beneficencia a los más desprotegidos, pero a la vez una enorme acción política que merece el agradecimiento de la población pero eso no es  alimento diario a la población  desempleada  así  la mayoría  estas  familias recibieron vianda coordinada día por día, lo que resulta en extremo un problemón. Hoy la hambruna persiste en México sin duda. Este es el gran dilema, aquí sí estamos de acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador. La pandemia resultará más agresiva en los países capitalistas en los que por lo regular el bienestar se da; se produce por el trabajo; por el empleo; en cientos de empresas pequeñas, medianas y grandes no me consta, pero mis amigos que han visitado Cuba, afirman que los millones de cubanos trabajen o no trabajen reciben diariamente comida del gobierno. Yo sí lo creo. No me consta, debo agregar, pero es posible. En los Estados Unidos por ejemplo, se hace una petición de ayuda al gobierno y este entrega, mensualmente una x cantidad de moneda. Pero hoy en EU mismo tendrá el enorme  apuro con  de los desocupados. ¿Cómo resolverán Norteamérica esta situación esta dificultad? Bueno sería saberlo. ¿Cómo lo resolverá México?

Desde luego, que el comentario de las autoridades sanitarias de México de que el próximo 6 de mayo podría la gente regresar a sus trabajos. Solo es hipótesis, solo especulación. La realidad es mucho más dramática que los deseos.

* El autor es artista plástico.

Comentarios