Tendencias
Cintilla de tendencias

Clima Mexicali

Golpe de Calor

Covid-19

Salud BC

Violencia en Mexicali

Juan Gabriel y su eterna magia

Crecí escuchando las canciones de Juan Gabriel, hoy en día las sigo oyendo con la misma emoción y creo que lo seguiré haciendo hasta el final de mi vida.

Por Beatriz Limón

Crecí escuchando las canciones de Juan Gabriel, hoy en día las sigo oyendo con la misma emoción y creo que lo seguiré haciendo hasta el final de mi vida. Quiero compartirles que por primera vez en el mundo un ballet llevó a escena una coreografía adaptada a la música del emblemático concierto del “Divo de Juárez” en el Palacio de Bellas Artes y fue un deleite asistir a la puesta en escena que se realizó en Arizona y que estremeció al público.

De igual forma fue un regocijo escribir una pieza periodística y ver la magia que obra Juanga desde Estados Unidos. No escribí sobre una reseña, sino fue un análisis del reflejo de la idiosincrasia de nuestra cultura en otro país y cómo las barreras raciales se desvanecen a través del arte.

Fue interesante indagar sobre el fenómeno de este ídolo mexicano nacido y la repercusión de su música a nivel mundial, quien con su talento logro derribar el muro del lenguaje y comunicarse desde el fondo del corazón.

Esas emociones son las que despierta el fenómeno musical conocido como Juan Gabriel, quien hechizó con su talento a Ib Andersen, el director artístico del Ballet Arizona. Al enterarse de su fallecimiento por la explosión mediática que cimbró hasta a los medios internacionales, decidió indagar más sobre su obra y adaptar una puesta en escena con su música.

Es que la índole de las letras que van de alegres entonaciones. Propuestas de amor. Vivencias de desamor. Hasta temas luctuosos como lo aborda una de sus canciones más coreadas en la interpretación de la desaparecida cantante española Rocío Dúrcal “Amor eterno”, logran esa conexión con el populis que solo puede entenderse desde las entrañas del alma.

Pero lejos de conceptualizarse como un cantante popular, sus letras, las composiciones, la rítmica de sus versos y la profundidad de los temas, demuestran lo contrario. Colocan al solista mexicano como uno de los grandes compositores con una agudeza musical que ha logrado trascender generacionalmente. Sus melodías siguen siendo entonadas con la misma fuerza con la que lo hicieron los abuelos y padres de estas nuevas generaciones.

El guitarrista y músico Delfino Rodríguez me explicó el fenómeno Juan Gabriel desde la perspectiva académica, y para dimensionar su obra lo coloca a la par de otro gran compositor mexicano como lo fue José Alfredo Jiménez.

Dice que en su biografía lo describen como cantante y compositor, pero en realidad también era un poeta, ya que las estrofas de sus canciones tienen mucha conexión con la psicología del pueblo mexicano.

Rodríguez describe a “El Divo de Juárez” como uno de los grandes compositores en la historia de la música mexicana y asegura que sus canciones alcanzan esa dimensión tan popular por su destreza melódica.

Mencionó que esa combinación pop balada y folclor ranchero logran que la gente se enamore de su música y tararee sus canciones en ciertas estrofas.

Eso es lo que sorprendió a los bailarines y productores durante su primera presentación y las restantes. Quedaron atónitos cuando los asistentes empezaron a corear las canciones de Juanga durante la puesta en escena, en un hecho que consideran “inédito” en la historia del Ballet Arizona.

La gente se sintió parte de la presentación. Al final aplaudieron parados por tanto tiempo que todos se miraron y dijeron ‘Wow’. Rompió récords de asistencia y atrajo a un público que nunca antes había acudido al ballet, el que siempre había sido dominado por blancos.

Esa es la magia de Alberto Aguilera Valadez, quien trascendió artísticamente como Juan Gabriel y sigue siendo referido desde el corazón de su gente como “El Divo de Juárez”, “El Divo de América”, “El ídolo de multitudes” o simplemente “Juanga”.

 *- La autora es corresponsal de la Agencia Internacional de Noticias Efe en Arizona, Texas y Nuevo México.

Comentarios