Columnas EXÉGESIS

Día del abogado

Este próximo 12 de julio celebramos el día del abogado, implantado desde el año de 1960 por el presidente de la república Lic. Adolfo López Mateos, conmemorándose así dos sucesos importantes.

Por Arnoldo Castilla

Dedicado a mis compañeros abogados y en particular, al Lic. Rigoberto Cárdenas Valdez.

Este próximo 12 de julio celebramos el día del abogado, implantado desde el año de 1960 por el presidente de la república Lic. Adolfo López Mateos, conmemorándose así dos sucesos importantes, la enseñanza del derecho en nuestro país a partir del 12 de julio de 1533 en la Nueva España, y se dictaron las primeras ordenanzas del buen gobierno.

Veinte años después de aquella fecha, el 12 de julio de 1553,  Bartolomé de Frías y Albornoz leyó ante testigos de importancia la Prima de Leyes; siendo ésta una de las cátedras que había en ese tiempo igual que el Digesto, en el que se introducían los principios fundamentales del derecho romano.

Un abogado es un profesional en materia de derecho y que fundamenta su formación en el estudio de las normas o preceptos, que guían la conducta ciudadana. Su principal función es la de ofrecer asesoría jurídica a sus clientes y servir de representante legal en casos de litigios. Este vocablo es procedente del latín “Advocatus” que significa “llamado en auxilio”.

En esta época permisiva no se vive la cultura del derecho, por desgracia estamos viendo un retorno a la violencia que se ejercía como forma de vida en el pasado.

El derecho es un instrumento para concretizar la justicia que a su vez se expresa en equidad. El abogado actual desempeña diversas funciones, trabaja en el campo del derecho privado y el derecho público.

Equivocadamente se afirma que un abogado, cuando trabaja como representante de un ciudadano, litiga; esto es un error, una confusión pues se refiere al hecho de que el profesional del derecho postula, quien litiga son las partes, pero también, el Lic. En Derecho puede ejercer otras profesiones como notario público, asesor legal, corredor público, defensor en materia penal o representante de parte ofendida, asesor jurídico en la elaboración de normas jurídicas, etc.

Podemos decir que la presencia del jurisperito, contribuye al orden y la seguridad en la sociedad, a la resolución de conflictos entre particulares y en políticas públicas que se proponen los Estados modernos, Estados sociales, democráticos y de derecho.

En el campo social, el derecho busca un reparto equitativo de la riqueza bajo el lema “primero los pobres”. En la política en México, el derecho está orientado a la búsqueda de la democracia encaminada a que la sociedad entera participe en la toma de decisiones fundamentales.

Este concepto político y jurídico, va encaminado a lograr que la sociedad guíe sus esfuerzos a través de normas jurídicas y lo que se conoce con el nombre de debido proceso.

La corrupción, la impunidad, son el contrasentido del derecho. México no podrá subsistir si persisten sus políticos y funcionarios públicos en negar la vigencia del derecho, que no solo se conforma con leyes, con jurisprudencia, con doctrina, con tratados internacionales sino que, existen principios fundamentales que dan vida al Estado de derecho y que contienen las raíces de nuestra idiosincrasia.

*- El autor es catedrático de la UABC.

Comentarios