No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Cuál es tu sueño

Se dice que no hay pobres ni ricos, sino más bien mentes pobres y mentes ricas. Y sin duda una característica de la mente rica es que piensa en abundancia.

Por Octavio Ballesteros

"Nunca he sido pobre: en algunas ocasiones he estado sin dinero nada más"

Mike Todd.

Se dice que no hay pobres ni ricos, sino más bien mentes pobres y mentes ricas. Y sin duda una característica de la mente rica es que piensa en abundancia, piensa en oportunidades, piensa en salidas productivas, piensa en el ganar todos, piensa en cómo servir mejor.

Y otra característica muy importante de la mentalidad ganadora es la de soñar. Si la persona no tiene sueños, proyectos, esperanza puesta en algo, es prácticamente una persona sin futuro.

Recuerda la estadística estimado lector: 3% piensa y pone por escrito objetivos, 14% únicamente los piensa, y el 83% restante no piensa menos escribe.

El 3% se queda con el 90% de la riqueza generada, el 14% con un 5% y el 83% restante con el saldo que queda. Más o menos.

Ejemplos

Veamos algunos ejemplos: Phil Knight fundador de Nike, sueña con que todo mundo practique el jogging, y así haya más paz en este planeta.

Jeff Bezos sueña con el comercio electrónico a través de internet, cuando internet está en sus inicios. Fred Smith sueña con entregar sobres de un día para otro, funda FedEx y los aviones que renta los hace pickup de carga.

Elon Musk funda PayPal, vende la empresa y en lugar de tomar café todo el día inicia Tesla. Y todavía no consolida Tesla cuando ya fundó Spacex para ir a Marte. Su sueño: que lo entierren en Marte.

Madre Teresa sueña con servir a los más pobres entre los pobres y funda las Hermanas de la caridad.

Mary Kay se enfurece cuando se da cuenta que le pagan menos sueldo por ser mujer, y se decide a fundar una empresa para mujeres sin discriminación: Mary Kay Cosmetics.

Las dos ventajas de los sueños

Hay dos características que vale la pena considerar con respecto a objetivos y sueños: primero te llevan a un futuro, y lógicamente ese futuro al ser mejor te lleva a vivir un presente mejor. Si tu sueño es ir a las olimpiadas eso te llevará a una condición física.

Y el otro aspecto es que para lograr el objetivo te tienes que convertir en un tipo de persona, y esto es realmente el principal logro. Si te interesa casa propia o negocio ídem, tienes que ser una persona que ahorra para dicho proyecto. Y al tener ahorro tienes base y plataforma para ir haciendo un patrimonio. Recuerda, uno consigue no lo que desea sino por quien es.

Conclusión

Te conviene ser un individuo con sueños, con objetivos, con metas. Y si los pones por escrito formarás parte del 3% mencionado líneas arriba.

Termino con lo siguiente:  lo que festejamos los creyentes esta semana fue un sueño, un objetivo de Dios, mandarnos su  hijo para redimir el género humano.

Y si Dios tuvo “sueños” nos puso  la muestra para también tenerlos. Como decía un teólogo afamado: somos un latido de su corazón y un pensamiento de su mente cada individuo. Dios no sabe matemáticas, sabe contar hasta uno.

*- El autor es socio del Despacho Asesores Ballesteros.

Comentarios