No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas PALABRA POR PALABRA

Cenzontle 

También es válida con doble zeta, zenzontle; mas yo prefiero escribirla con ce inicial por su origen náhuatl. Párrafos abajo encontrará los rasgos etimológicos. Pero primero me referiré a su naturaleza ornitológica.
 

Por Miguel Ángel Lino

También es válida con doble zeta, zenzontle; mas yo prefiero escribirla con ce inicial por su origen náhuatl. Párrafos abajo encontrará los rasgos etimológicos. Pero primero me referiré a su naturaleza ornitológica.
Sí, porque la ornitología es la parte de la zoología que trata de las aves y el cenzontle es un ave clasificada como canora, de canto grato y melodioso. ¿Cantora? También. Sin embargo, cuando uno conoce la palabra que define de manera específica lo que quiere se comunica, lo natural es utilizarla y si alguien no la sabe… puede aprenderla.
En 1758, el famoso zoólogo, Carlos Lineo clasificó esta ave como “turdus polyglottos”. Lo de políglota (“el que habla varios idiomas”) fue obviamente porque el cenzontle tiene la capacidad de imitar un sinnúmero de voces y cantos de otras aves y cosas. Imagínese, puede reproducir la alarma de automóvil, el silbato de un guardabosques y el balbuceo de un bebé.
Para que lo visualice, el cenzontle posee plumas superiores de color gris o marrón semejante al pelaje de una ardilla. En su vientre, sus plumas son más pálidas y -en las alas y la cola- tiene manchas blancas que son muy evidentes en pleno vuelo.
Por ser omnívoro, el cenzontle se alimenta de bayas e insectos; y sus hábitats principales son el sureste de Canadá y Estados Unidos; el norte y centro de México; y también se reproducen en Bahamas, Cuba, las Islas Caimán y Grandes Antillas.
Un cenzontle en cautiverio (lo cual no es lo ideal) puede llegar a vivir hasta 20 años. Y, casualmente al multiplicar 20 por 20 se obtiene el resultado de lo que etimológicamente significa el nombre esta singular ave… 
LA PALABRA DE HOY: CENZONTLE
En náhuatl 'centzuntl' significa cuatrocientos: por ello, al cenzontle se le denomina como “el ave de las cuatrocientas voces”.
Otra peculiaridad es que el sistema numeral azteca (expresado en náhuatl) tiene al vocablo 'cempoalli' (igual a 20) como su base y sus múltiplos 'ompoalli' (40 o dos veces 20) y así sucesivamente.
Remato esta sección con un pasaje cinematográfico: En 1957 se estrenó la película Tizoc, interpretada por Pedro Infante alternando con la bellísima y dominante María Feliz. Tizoc le dice “a la niña de sus ojos”: “El cenzontle vuela de un apasionado a otro para llevar su cariño y, cuando mueren los enamorados, el alma de ellos se mete en los cenzontles para seguirle cantando a tata Dios”. ¿Superchería o cursilería?  
DE MI LIBRERO: “MATAR A UN RUISEÑOR”.
Si usted cree que un ruiseñor es una especie de cenzontle; usted tiene razón. 
Pues bien, la escritora estadounidense, Harper Lee, publicó en 1960 “Matar a un ruiseñor” que se convirtió en un best seller. Novela por la que ganó el Premio Pulitzer.
La autora contó con realismo un complicado suceso que ella observó cuando tenía 10 años (1936), un caso de supuesta violación de una mujer blanca en medio de un profundo racismo, por el que declaran culpable y ejecutan a un hombre negro siendo inocente…
El abogado defensor, Atticus Finch, modelo de integridad, señaló que ejecutar a un inocente “que solo canta y no hace el mal es como matar a un ruiseñor”.



*El autor es profesor de Redacción Creativa en Cetys Universidad

Más sobre este tema

Comentarios