No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Bolivia libre

La noticia de la semana, ha sido el triunfo del pueblo boliviano al lograr la renuncia de su opresor Evo Morales, dejándonos un gran ejemplo de lucha, fe, tesón y valentía. 

Por Anita B. de Ochoa

La noticia de la semana, ha sido el triunfo del pueblo boliviano al lograr la renuncia de su opresor Evo Morales, dejándonos un gran ejemplo de lucha, fe, tesón y valentía. Este pueblo  decidido y bien organizado,  llena de esperanza a países que sufren gobiernos totalitarios  como Venezuela, Ecuador,  Nicaragua, etc. Enorme victoria de un pueblo harto de corruptelas, mentiras, hambre, miseria, injusticias y muerte.  Con su régimen antidemocrático, el tirano e ilegítimo Evo, se había atrevido ya,   a hacer prohibiciones que restringían la fe católica, amenazando a clérigos y pastores de encerrarlos en la cárcel si predicaban el Evangelio, e imponiendo una nueva seudo religión, absolutamente controlada por el Estado y con contenido herético.
La historia de Evo es similar a la de todos los dictadores: Llegó al poder por la vía democrática, y los primeros años de su mandato logró reducir la pobreza de su país del 35% al 15%. Su gente lo apoyaba y lo reconocía como buen gobernante. Para seguir ganando, hacía modificaciones a la Constitución, logrando quedarse por diez años en el cargo. Su ambición llegó a tal grado, que decidió eternizarse en el poder. Torció la Constitución a su favor para obtener su ilegal candidatura cuyo desenlace fue  el fraude electoral del pasado 20 de octubre,  corroborado por la OEA, dando la razón al bloque opositor y a una sociedad enardecida que exigía el conteo voto por voto. Cuando ya la vio perdida, el “magnánimo” Evo ofreció convocar a nuevas elecciones, pero no fue suficiente. Los manifestantes fueron a exigir la renuncia de varios ministros a sus propias casas, donde las antorchas fueron utilizadas como incendiarias lanzas, haciendo que renunciaran uno por uno. Entonces Evo Morales le ordenó al Ejército reprimir a los  manifestantes, pero éste no lo obedeció, sino que se puso del lado del pueblo y  lo invitó a renunciar.
¿Qué país le abrió las puertas de inmediato? México. No solo a él sino a una veintena de funcionarios bolivianos, llegando a nuestro país en un avión de la fuerza aérea que López le envió.  Esta acción, al margen de si nos parece o no,  nos hace ver la incongruencia de las acciones de AMLO, ya que tiempo atrás, ante las terribles violaciones de derechos humanos sucedidas en Nicaragua, pero especialmente en Venezuela,  mientras  otros países manifestaban su repudio, López declaró que México  no podía intervenir, porque respetaba la soberanía de cada país.
Sin embargo, cuando Evo Morales se proclama presidente de Bolivia en base al mega fraude electoral, y es repudiado por la mayoría de los países, López y Maduro le envían felicitaciones por su “triunfo”. Y ahora, claro lo protegen. ¿Sería igual si su gobierno no fuera de izquierda? No, porque los dictadores siempre se protegen.
Ahora alegan que fue golpe de estado. No lo fue. Cuando los socialistas pierden, es golpe de estado, y cuando ganan fue la voluntad del pueblo “sabio y bueno”.
Al felicitar a Bolivia por recuperar su libertad, preguntémonos ¿qué leemos entre líneas de todo esto para nuestro país?  
¡Mujer Mexicana forja tu Patria!

* La autora es consejera familiar.
 

Comentarios