No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexicali

Vivir solo en las sombras

1/6
Con ceguera y en soledad, don Felipe Villalobos Castillo vive a sus 99 años de edad. Viudo y con una pensión mínima equivalente a poco menos de 50 pesos diarios, don Felipe es apoyado por Ramona Martínez, de 70 años, quien se ha hecho cargo de él durante varios años. En su cuarto hay ropa, un radio con en la que suena música del recuerdo, y un balde naranja, donde don “Manny”, hace sus necesidades fisiológicas. Foto: José María Cárdenas

Con ceguera y en soledad, don Felipe Villalobos Castillo vive a sus 99 años de edad. Viudo y con una pensión mínima equivalente a poco menos de 50 pesos diarios, don Felipe es apoyado por Ramona Martínez, de 70 años, quien se ha hecho cargo de él durante varios años. En su cuarto hay ropa, un radio con en la que suena música del recuerdo, y un balde naranja, donde don “Manny”, hace sus necesidades fisiológicas. Foto: José María Cárdenas

Con ceguera y en soledad, don Felipe Villalobos Castillo vive a sus 99 años de edad. Viudo y con una pensión mínima equivalente a poco menos de 50 pesos diarios, don Felipe es apoyado por Ramona Martínez, de 70 años, quien se ha hecho cargo de él durante varios años. En su cuarto hay ropa, un radio con en la que suena música del recuerdo, y un balde naranja, donde don “Manny”, hace sus necesidades fisiológicas. Foto: José María Cárdenas

Con ceguera y en soledad, don Felipe Villalobos Castillo vive a sus 99 años de edad. Viudo y con una pensión mínima equivalente a poco menos de 50 pesos diarios, don Felipe es apoyado por Ramona Martínez, de 70 años, quien se ha hecho cargo de él durante varios años. En su cuarto hay ropa, un radio con en la que suena música del recuerdo, y un balde naranja, donde don “Manny”, hace sus necesidades fisiológicas. Foto: José María Cárdenas

Con ceguera y en soledad, don Felipe Villalobos Castillo vive a sus 99 años de edad. Viudo y con una pensión mínima equivalente a poco menos de 50 pesos diarios, don Felipe es apoyado por Ramona Martínez, de 70 años, quien se ha hecho cargo de él durante varios años. En su cuarto hay ropa, un radio con en la que suena música del recuerdo, y un balde naranja, donde don “Manny”, hace sus necesidades fisiológicas. Foto: José María Cárdenas

Con ceguera y en soledad, don Felipe Villalobos Castillo vive a sus 99 años de edad. Viudo y con una pensión mínima equivalente a poco menos de 50 pesos diarios, don Felipe es apoyado por Ramona Martínez, de 70 años, quien se ha hecho cargo de él durante varios años. En su cuarto hay ropa, un radio con en la que suena música del recuerdo, y un balde naranja, donde don “Manny”, hace sus necesidades fisiológicas. Foto: José María Cárdenas

Con ceguera y en soledad, don Felipe Villalobos Castillo vive a sus 99 años de edad. Viudo y con una pensión mínima equivalente a poco menos de 50 pesos diarios, don Felipe es apoyado por Ramona Martínez, de 70 años, quien se ha hecho cargo de él durante varios años. En su cuarto hay ropa, un radio con en la que suena música del recuerdo, y un balde naranja, donde don “Manny”, hace sus necesidades fisiológicas. Foto: José María Cárdenas

Con ceguera y en soledad, don Felipe Villalobos Castillo vive a sus 99 años de edad. Viudo y con una pensión mínima equivalente a poco menos de 50 pesos diarios, don Felipe es apoyado por Ramona Martínez, de 70 años, quien se ha hecho cargo de él durante varios años. En su cuarto hay ropa, un radio con en la que suena música del recuerdo, y un balde naranja, donde don “Manny”, hace sus necesidades fisiológicas. Foto: José María Cárdenas

Con ceguera y en soledad, don Felipe Villalobos Castillo vive a sus 99 años de edad. Viudo y con una pensión mínima equivalente a poco menos de 50 pesos diarios, don Felipe es apoyado por Ramona Martínez, de 70 años, quien se ha hecho cargo de él durante varios años. En su cuarto hay ropa, un radio con en la que suena música del recuerdo, y un balde naranja, donde don “Manny”, hace sus necesidades fisiológicas. Foto: José María Cárdenas

Con ceguera y en soledad, don Felipe Villalobos Castillo vive a sus 99 años de edad. Viudo y con una pensión mínima equivalente a poco menos de 50 pesos diarios, don Felipe es apoyado por Ramona Martínez, de 70 años, quien se ha hecho cargo de él durante varios años. En su cuarto hay ropa, un radio con en la que suena música del recuerdo, y un balde naranja, donde don “Manny”, hace sus necesidades fisiológicas. Foto: José María Cárdenas

Con ceguera y en soledad, don Felipe Villalobos Castillo vive a sus 99 años de edad. Viudo y con una pensión mínima equivalente a poco menos de 50 pesos diarios, don Felipe es apoyado por Ramona Martínez, de 70 años, quien se ha hecho cargo de él durante varios años. En su cuarto hay ropa, un radio con en la que suena música del recuerdo, y un balde naranja, donde don “Manny”, hace sus necesidades fisiológicas. Foto: José María Cárdenas

Con ceguera y en soledad, don Felipe Villalobos Castillo vive a sus 99 años de edad. Viudo y con una pensión mínima equivalente a poco menos de 50 pesos diarios, don Felipe es apoyado por Ramona Martínez, de 70 años, quien se ha hecho cargo de él durante varios años. En su cuarto hay ropa, un radio con en la que suena música del recuerdo, y un balde naranja, donde don “Manny”, hace sus necesidades fisiológicas. Foto: José María Cárdenas