No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexicali

Piden no abandonar a adultos mayores

1/5
Con olores fuertes a desechos humanos y una situación crítica de higiene y olvido, Everardo López Espinoza ha vivido durante años, en una casa a las orillas de la colonia San Miguel. La madrugada y tarde de este Domingo tuvo que ser auxiliado por vecinos ya que sufrió dos caídas, por las que pasó varias horas en el suelo. Al ser trasladado a la Cruz Roja de Pueblo nuevo, López Espinoza recibió un baño y una bata limpia, al recostarse en la cama se logró relajar bajo el cobijo del aire acondicionado. Foto: José María Cárdenas

Con olores fuertes a desechos humanos y una situación crítica de higiene y olvido, Everardo López Espinoza ha vivido durante años, en una casa a las orillas de la colonia San Miguel. La madrugada y tarde de este Domingo tuvo que ser auxiliado por vecinos ya que sufrió dos caídas, por las que pasó varias horas en el suelo. Al ser trasladado a la Cruz Roja de Pueblo nuevo, López Espinoza recibió un baño y una bata limpia, al recostarse en la cama se logró relajar bajo el cobijo del aire acondicionado. Foto: José María Cárdenas

Con olores fuertes a desechos humanos y una situación crítica de higiene y olvido, Everardo López Espinoza ha vivido durante años, en una casa a las orillas de la colonia San Miguel. La madrugada y tarde de este Domingo tuvo que ser auxiliado por vecinos ya que sufrió dos caídas, por las que pasó varias horas en el suelo. Al ser trasladado a la Cruz Roja de Pueblo nuevo, López Espinoza recibió un baño y una bata limpia, al recostarse en la cama se logró relajar bajo el cobijo del aire acondicionado. Foto: José María Cárdenas

Con olores fuertes a desechos humanos y una situación crítica de higiene y olvido, Everardo López Espinoza ha vivido durante años, en una casa a las orillas de la colonia San Miguel. La madrugada y tarde de este Domingo tuvo que ser auxiliado por vecinos ya que sufrió dos caídas, por las que pasó varias horas en el suelo. Al ser trasladado a la Cruz Roja de Pueblo nuevo, López Espinoza recibió un baño y una bata limpia, al recostarse en la cama se logró relajar bajo el cobijo del aire acondicionado. Foto: José María Cárdenas

Con olores fuertes a desechos humanos y una situación crítica de higiene y olvido, Everardo López Espinoza ha vivido durante años, en una casa a las orillas de la colonia San Miguel. La madrugada y tarde de este Domingo tuvo que ser auxiliado por vecinos ya que sufrió dos caídas, por las que pasó varias horas en el suelo. Al ser trasladado a la Cruz Roja de Pueblo nuevo, López Espinoza recibió un baño y una bata limpia, al recostarse en la cama se logró relajar bajo el cobijo del aire acondicionado. Foto: José María Cárdenas

Con olores fuertes a desechos humanos y una situación crítica de higiene y olvido, Everardo López Espinoza ha vivido durante años, en una casa a las orillas de la colonia San Miguel. La madrugada y tarde de este Domingo tuvo que ser auxiliado por vecinos ya que sufrió dos caídas, por las que pasó varias horas en el suelo. Al ser trasladado a la Cruz Roja de Pueblo nuevo, López Espinoza recibió un baño y una bata limpia, al recostarse en la cama se logró relajar bajo el cobijo del aire acondicionado. Foto: José María Cárdenas

Con olores fuertes a desechos humanos y una situación crítica de higiene y olvido, Everardo López Espinoza ha vivido durante años, en una casa a las orillas de la colonia San Miguel. La madrugada y tarde de este Domingo tuvo que ser auxiliado por vecinos ya que sufrió dos caídas, por las que pasó varias horas en el suelo. Al ser trasladado a la Cruz Roja de Pueblo nuevo, López Espinoza recibió un baño y una bata limpia, al recostarse en la cama se logró relajar bajo el cobijo del aire acondicionado. Foto: José María Cárdenas

Con olores fuertes a desechos humanos y una situación crítica de higiene y olvido, Everardo López Espinoza ha vivido durante años, en una casa a las orillas de la colonia San Miguel. La madrugada y tarde de este Domingo tuvo que ser auxiliado por vecinos ya que sufrió dos caídas, por las que pasó varias horas en el suelo. Al ser trasladado a la Cruz Roja de Pueblo nuevo, López Espinoza recibió un baño y una bata limpia, al recostarse en la cama se logró relajar bajo el cobijo del aire acondicionado. Foto: José María Cárdenas

Con olores fuertes a desechos humanos y una situación crítica de higiene y olvido, Everardo López Espinoza ha vivido durante años, en una casa a las orillas de la colonia San Miguel. La madrugada y tarde de este Domingo tuvo que ser auxiliado por vecinos ya que sufrió dos caídas, por las que pasó varias horas en el suelo. Al ser trasladado a la Cruz Roja de Pueblo nuevo, López Espinoza recibió un baño y una bata limpia, al recostarse en la cama se logró relajar bajo el cobijo del aire acondicionado. Foto: José María Cárdenas

Con olores fuertes a desechos humanos y una situación crítica de higiene y olvido, Everardo López Espinoza ha vivido durante años, en una casa a las orillas de la colonia San Miguel. La madrugada y tarde de este Domingo tuvo que ser auxiliado por vecinos ya que sufrió dos caídas, por las que pasó varias horas en el suelo. Al ser trasladado a la Cruz Roja de Pueblo nuevo, López Espinoza recibió un baño y una bata limpia, al recostarse en la cama se logró relajar bajo el cobijo del aire acondicionado. Foto: José María Cárdenas