No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas REFLEXIÓN UNIVERSITARIA

Reflexión Universitaria

Rector y Gobernador Se acerca el 2019 y para Baja California se torna muy importante definir quiénes ocuparán estas dos posiciones que sin duda son de alto impacto para la comunidad del estado. Crece la expectación por que los resultados de la última jornada electoral han obligado a cambiar las posibilidades de los pretensos a ambos cargos. La alternancia, por una parte, en el gobierno después de 30 años que llegó al poder el PAN y, por otra parte, en la UABC donde son ya 16 años de ejercer el control de la rectoría por un grupo ampliamente conocido. Para gobernador será un periodo de dos años y como rector seguirán siendo cuatro años. Los cambios son necesarios sobre todo cuando llegan a “anquilosarse” y a perder la imaginación y la visión del futuro hacia dónde deben llevarse a las instituciones. Son los grupos o partidos políticos los que se echan a perder, que no son afectos a recomendaciones, sugerencias o críticas, únicamente al halago y al aplauso. Dicen los que conocen de estos menesteres, que de acuerdo a las promesas de AMLO sobre educación superior en el sentido que ningún estudiante se quedará fuera de las aulas universitarias atendiendo a la frase “becarios si, sicarios no”, que cuando ya esté en la silla, las universidades, entre ellas la UABC, tendrán que recibir a todos los jóvenes que deseen estudiar una licenciatura. En ese contexto, se esperan grandes cambios en la UABC, algunos analistas políticos dicen que, si a nivel nacional AMLO les quita la pensión a los expresidentes y suprime privilegios en la alta burocracia, puede pensarse que tratará entonces de suprimir privilegios y prerrogativas de los actuales funcionarios universitarios. Indudablemente, hay muchos académicos que pudieran aspirar a dirigir la universidad, sin embargo, el Dr. Ángel Norzagaray cumple a cabalidad con el perfil para cumplir los compromisos contraídos en la educación superior por el virtual presidente electo, se le identifica con el equipo de AMLO y su proyecto, fue el único universitario que abiertamente lo apoyó, quizás por eso fue destituido de la vicerrectoría de Mexicali. A pesar de este desafortunado incidente, Norzagaray es bien visto en el ámbito académico y cultural del estado, contando con la suficiente madurez y energía para llevar las riendas de una universidad que alberga alrededor de 65 mil estudiantes. Para la gubernatura están cerrando fuerte dos candidatos, uno producto de la cultura del esfuerzo y el otro empresario. El primero es Jaime Martínez Veloz, con amplia experiencia legislativa y gubernamental en sus tres niveles, se le reconoce como un político de ideas progresistas y ligado siempre a las causas indígenas, recientemente renunció a su cargo como Comisionado para el Diálogo de los Pueblos Indígenas. El otro aspirante es Arturo González Cruz, empresario tijuanense, ampliamente conocido en el estado por su trayectoria en el sector empresarial y en la comunidad bajacaliforniana, ha manifestado abiertamente su interés por la candidatura. A pesar de no ser una tarea sencilla debido a los múltiples problemas que debe enfrentar, particularmente de inseguridad y violencia sobre todo en la ciudad de Tijuana. Por último, se dice que pueden hacer el uno-dos, el primero como candidato a presidente municipal y el segundo a gobernador. El autor es académico de la Facultad de Ciencias Administrativas de la UABC.

Comentarios