No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas PERCEPCIÓN POLÍTICA

Percepción política

Por Gustavo Macalpin

Pomposo, los manifestantes y el pueblo “No fui yo quien lo mandó poner, ni fui yo quien lo mandó quitar” Raúl Castañeda Pomposo, presidente del Congreso de BC No fue la presión de unos cuantos manifestantes que acampan frente al Congreso, sino las críticas provenientes de diversos y amplios sectores ciudadanos, con lo cual se logró los diputados de Baja California dieran marcha atrás a la construcción del polémico muro legislativo. “Al principio, la mayoría de los diputados decían que sí habría que tener contención con todas estas situaciones que han existido; pero, de repente, todos los diputados dicen ‘no, ya no queremos’, por la presión social, por las críticas de diversos grupos, entonces se tomó la decisión de cancelarlo”, me dijo Raúl Castañeda Pomposo, presidente del Congreso de Baja California, en entrevista para el programa de televisión La Hora 25. El diputado panista asegura que algunos legisladores buscan llevar los temas al terreno político, dice que buscan sacarle provecho al hartazgo social, señala que patrocinan a los manifestantes y hasta critica que dichos representantes no ganaron en las urnas. “Algunos diputados usan esa presión social para llevar agua al molino político, para ponerse la estrella de que todo aquí se está haciendo mal. Curiosamente, esos diputados son los únicos a los que nunca les dicen nada, ni les gritan nada, ni les avientan nada, y hasta festejan con los manifestantes cuando nos están ofendiendo a nosotros… Esos diputados son los que ganaron por lista, que no ganaron en su distrito”, señaló Castañeda Pomposo. No es la primera vez que la actual legislatura toma una decisión, y luego de severas críticas se arrepiente y da marcha atrás. Indudablemente, ello transmite un mensaje negativo: en Baja California contamos con un Congreso débil, titubeante, y, lo que es peor, manipulable. “Por supuesto que habla mal. Si se toma una decisión, si hay un dictamen, y ese dictamen dice que hay que contener, y hay que hacer algunas adecuaciones en el pleno, y se mandan a hacer, lo único que se esperaba es que los legisladores hicieran la parte que les correspondía”, dijo al respecto el diputado panista. Tras la cancelación del muro legislativo, la principal molestia ciudadana fue quién pagaría el dinero ya gastado, quién cubriría los gastos de una construcción prácticamente terminada. “¿Y quién va a pagar los destrozos que los manifestantes hicieron cuando rompieron las puertas de los salones del Congreso?, ¿quién va a pagar los destrozos de toda la sala cuando han quebrado hasta la tarima? Ellos vinieron a hacer sus destrozos, y está muy claro quién lo va a pagar: el pueblo”, concluyó el presidente del Congreso de Baja California. Es común escuchar quejas por parte de los ciudadanos respecto a no saber cómo se utilizan nuestros impuestos. Al menos hoy tenemos certeza a dónde va nuestro dinero: a pagar los destrozos de unos cuantos manifestantes, a pagar las ocurrencias de unos cuantos diputados. El autor es abogado y conductor de televisión.

Comentarios