No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas PALABRA POR PALABRA

Palabra por palabra

Por Miguel Ángel Lino

Hipocresía La Semana Santa se ha terminado; pero sigue otro vía crucis con 23 millones de spots de las campañas políticas que son una desproporcionada y terrorífica penitencia por más pecadores que fuéramos los mexicanos. Gigantesca calamidad como aquellas sufridas en Egipto y consignadas en el Antiguo Testamento. Pero ésta, la onceava plaga, es más perversa porque se paga con el propio dinero de los atormentados. Tormento desatado por una tormenta de mensajes insustanciales muchos de ellos, que nublan y oscurecen el panorama electoral. Nubarrones de infundios y diluvio de promesas que provocan que muchos electores en vez de sumarse al ejercicio democrático para informarse, analizar a conciencia y votar por convicción. Alucinados se abstengan o malogren su voto. No puedo ni debo endilgarles a todos los políticos y fuerzas que los impulsan que sean los que engendran el torrente de engaños hipócritas. Porque los hay bien intencionados, algunos mal informados y otros asesorados en forma catastrófica. Pero, ni duda cabe que la hipocresía campea y cunde en muchas campañas electoreras y artimañas de sus protagonistas. Así, el que engaña, finge, miente, oculta, transa y avanza es un hipócrita que se pasa de lanza. La hipocresía es una máscara actoral que puede mostrarse en una contienda electoral mientras el público que observa la tragicomedia se trague las falsas promesas y apoye a los embusteros… LA PALABRA DE HOY: HIPÓCRITA Del griego 'hypokrites' que significa actor, la palabra hipócrita se desvirtuó para calificar a la persona que finge sentimientos y cualidades que no tiene. Y, por lo general, sus actos contradicen sus palabras y promesas. Al desmenuzar el vocablo 'hypokrites' encontramos el prefijo griego hipo- que significa “debajo de”, como en hipotermia / temperatura por debajo de lo normal. Y el término 'krinein' igual a “discernir”, que encontramos en la palabra criticar. Por ello, se acepta que hipócrita sea “el que critica por abajo, en forma velada”. Para los antiguos griegos, el hipócrita era el que daba respuestas, interpretaba sueños y oráculos en lugares sagrados. En cambio, hoy, muchos hipócritas dan respuestas falsas, trastocan sueños y se sientes elegidos por los dioses antes que por los electores. DE MI LIBRERO VIRTUAL: '¿QUÉ PASÓ?' En su libro “What happened”, Hillary Clinton escribió: “Hay que respirar ahora, y gritar después”, refiriéndose a su actitud contrastante con su verdadero estado de ánimo cuando el 20 de enero del año pasado, en compañía de su esposo, presenciaba el juramento de Donald Trump como presidente en el costado Oeste del Capitolio en Washington. “Hillary creía que su trayectoria resultaba insuperable en su camino a la Casa Blanca”; pero en el libro confiesa que su esposo le dijo “puedes perder” … y perdió. La investigación del FBI de sus correos electrónicos personales en un servidor oficial cuando fue Secretaria de Estado; la conspiración rusa al entrometerse en el proceso electoral; la mañosa campaña de Trump haciéndole creer a millones de incautos estadounidenses que podía cumplir todo lo que prometía y el exceso de confianza de la candidata sobrevalorando su imagen provocó “lo que pasó”: ¡Ganó la hipocresía! El autor es profesor de Redacción Creativa en Cetys Universidad.

Comentarios