No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas La verdad sea dicha

La Verdad Sea Dicha

Por

Cecyte, una bomba de tiempo Hace 20 años fue creado y desde entonces el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado (CECYTE) ha venido arrastrando desde el descrédito por acusaciones de desvío de recursos de sus directivos, hasta la falta adecuada de prestación de servicios médicos a sus empleados. A eso agréguele que una gran cantidad de empleados, desde administrativos hasta docentes, están en la incertidumbre total de si les respetarán la antigüedad que tienen, es decir, los años laborados previos al 2015 cuando fueron trasladados a ISSSTECALI. En esta vorágine laboral en donde reina la incertidumbre, los empleados no ven la suya, ya que en las últimas semanas se han enterado que CECYTE debe más de 105 millones de pesos a ISSSTECALI. Se adeudan casi dos millones de pesos por servicios médicos; más de 32 millones de pesos por servicios médicos de base; más de tres millones en el rubro de accidentes de trabajo y una cantidad superior a los 67 millones de pesos en el concepto de pensiones y jubilaciones. Sin lugar a dudas que estas situaciones ponen en el ojo del huracán a la institución educativa a cargo del contador público, José Luis Kato Lizardi, con quien hablamos la semana pasada y nos comentó que están conscientes de las preocupaciones de los trabajadores. Como si eso los fuera a calmar. Una institución educativa que desafortunadamente ha dejado una estela de deudas y dudas, al grado de que en las redes sociales circulan acusaciones en donde muestran a este organismo como una caja chica del gobierno estatal. A todo este obscuro panorama habrá que añadirle un análisis del estado económico de la institución, cuyas copias tenemos en nuestro poder, en donde se establece que CECYTE —en el análisis financiero del trimestre II del 2018– no cuenta con liquidez para pagar cada peso de obligaciones a corto plazo. No cuenta con un nivel aceptable de margen de seguridad para solventar contingencias, la carga de su deuda es de casi 622 millones de pesos, que representa un 206.94 por ciento. El gasto corriente representa el 99.88 por ciento del gasto total, mientras que los servicios personales representan el 94.27 por ciento del gasto corriente. Además, esta institución educativa que es dirigida por el contador Kato Lizardi y administrada por otro contador, el de nombre Ricardo Vargas Ramírez, no cuenta con solvencia para cumplir con sus compromisos a largo plazo. El viernes pasado nos acercamos al gobernador, Francisco Vega de Lamadrid para cuestionarlo al respecto y nos dijo que desconocía esta situación, pero que se comprometía a revisarla. El Secretario de Educación, Miguel Ángel Mendoza nos comentó que sabe que CECYTE tiene una deuda con ISSSTECALI y que analizan qué se puede hacer para solventar dicha problemática. Esperemos que la brecha entre el desconocimiento de Kiko Vega y el conocimiento “a secas” de Mendoza no se profundice y mejor ambos funcionarios volteen los ojos y solucionen esta problemática que amenaza con salirse de control y arrastrar a los empleados en esta bomba de tiempo llamada CECYTE. Habrá que decir que decenas de profesores e incluso el tibio sindicato que los representa o debería representar, ya han señalado sus intenciones de llegar incluso a los paros laborales y, por supuesto, al cierre de planteles ante una eventual falta de respuesta a sus demandas. La verdad sea dicha.

Comentarios