No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas La verdad sea dicha

La Verdad Sea Dicha

Por

Gobernador vs senador, hagan sus apuestas En México el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador le ha tendido la mano a todos los sectores, incluyendo a sus opositores, con la intención de avanzar en los diferentes programas, planes de trabajo, en lo que prevé como sus acciones para cumplir con los compromisos de campaña. Pese a la criticas por sus propuestas, López Obrador sigue reuniéndose con los diferentes sectores, algunos de los cuales fueron férreos críticos a sus propuestas de campaña, como son empresarios o políticos opositores. Todo esto viene a colación por la situación distante y diferente a lo que se da en el estado, en donde aún siguen las diferencias entre los representantes del PAN y MORENA. El problema es que ahora no nos referimos a personajes en campaña, sino a un gobernador y a un senador electo. Y de aquí se desprende la preocupación: ¿influirán estos desencuentros y enfrentamientos en la obtención de recursos, en la estabilidad del estado, en el desarrollo de la entidad? Es acaso que podría existir una parálisis tanto presupuestal, como de obras federales en el año próximo, en donde habrá un proceso electoral estatal en medio de un gobierno federal de MORENA y un gobierno estatal emanado del PAN. Es evidente que para nadie es sano que este tipo de discusiones y enfrentamientos se den, a un mes de que tomen protesta los diputados federales y senadores electos el 1 de septiembre próximo. A diferencia del resto de los estados, en Baja California se visualiza una lucha férrea entre un gobernador y un coordinador de delegados federales representante del gobierno central, ya que seremos la única entidad en donde habrá elecciones estatales para renovar la gubernatura, además de ayuntamientos y diputados locales. La lucha entre el titular del Ejecutivo estatal, Francisco Vega de Lamadrid y el senador electo, dirigente de MORENA y senador electo, Jaime Bonilla será profunda, sin lugar a dudas dado el proceso electoral estatal. Desde ya se ven las intenciones de ambos bandos de llevar agua a su molino en cada una de las acciones y declaraciones que se dan. Apenas el lunes pasado Vega de Lamadrid decía que Bonilla debería renunciar a la dirigencia estatal de MORENA para ser un buen interlocutor estatal, como representante del gobierno federal, una vez que sea aprobado su nombramiento como coordinador de delegados federales. Días después, Bonilla se quejó de que el mandatario estatal pretende ser un guía ahora, cuando en cinco años ha estado ausente en las decisiones. La semana pasada se vivió este enfrentamiento culminante, el cual se ha gestado desde la campaña. Y este que es un tiempo valioso que debería ser aprovechado para ir viendo los planes y obras que definirán el futuro de la entidad, se ve empañado por los retos verbales entre una y otra parte. Si bien, no somos inocentes y sabemos que el proceso electoral local marca una importante pauta política en la entidad, también deseamos políticos de altura que definan con sus acciones maduras un futuro que haga grande a Baja California y a los bajacalifornianos y no sólo a los políticos y sus mezquindades de siempre. O es que eso de los nuevos tiempos políticos ¿quedará en un ridículo y chiquito discurso de siempre? *La autora es directora del portal MF Noticias Mexicali.

Comentarios