No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Mal están las cosas

Educación

Por

"Por el derecho a la libertad de expresión" La selectividad en la aplicación de la justicia que se ha instrumentado en Baja California, se confirma con el juicio extra rápido que se le aplicó al mexicalense León Fierro, integrante del grupo Mexicali Resiste –fuerte agrupación de ciudadanos que se oponen a la instalación de la cervecera Constellations Brands. En el juicio no se le comprueban las acusaciones de homicidio, pero se le declara preso por lesiones que no tardan 15 días en sanar. Obviamente, esta es una actitud sumamente discriminatoria e injusta, dada la lentitud con la que se atienden agresiones criminales contra los ciudadanos, de parte se organismos policíacos que constantemente llegan a las Agencias del Ministerio Público. La prisa por juzgarlo que le quemaba las ancas al Gobierno del Estado, se manifiesta cuando de manera extraordinariamente rápida se le lleva ante la Juez, se le juzga y se le condena con argumentos infantiles. ¿Cuántos casos contra la Policía Estatal Preventiva siguen sin investigarse? Hace unos días en Tijuana se detuvieron a más de una decena de personas con un arsenal, equipo y material militar ilegal, que indicaba que formaban parte de un grupo dedicado a la delincuencia organizada. Con júbilo fueron presentados ante la opinión pública, por medio de una fotografía y, con la declaración firme de las autoridades de que la lucha contra la inseguridad era fuerte, decidida y constante. No obstante, a los días fueron liberados sin mayores explicaciones, para que indudablemente se reintegraran a las actividades ilegales. Para ellos hubo toda clase de reconsideraciones y funcionó el engranaje de la justicia. No representaban un peligro para la “democracia” ni para las instituciones gubernamentales. En Tecate existe una denuncia desde hace varios años, contra un agente de la Policía Municipal que impactó su patrulla en un automóvil estacionado correctamente, provocándole daños irrecuperables. La familia perjudicada procedió de acuerdo con la ley y, hasta ahora, el agente sigue libre y el caso o está archivado o ya fue eliminado. Otro proceso también de nuestra ciudad, relata la agresión que más de media docena de policías municipales les propinaron a los integrantes de una familia en la colonia El Pedregal –entre ellos varios menores de edad y un adulto convaleciente de una cirugía– donde las lesiones tardaron muchísimo más de 15 días en sanar y dejaron huellas físicas, y el asunto sigue sin resolverse. Comprensiblemente, estamos ante una situación de parcialidad judicial en la cual se atenta, directamente, contra los derechos humanos al favorecerse a los poderosos contra quienes ejercen su derecho a disentir y a la manifestación de sus ideas. La jueza está siendo parcial al emitir esta condena contra León Fierro, pero, además, deja sin ninguna acción judicial a los denunciantes quienes, al decir del abogado defensor, solo aportaron pruebas falsas. La sociedad bajacaliforniana no puede estar siendo testigo de hechos tan graves como estos. Es indiscutible que se está enviando un mensaje fuerte y claro contra quienes ejerzan su derecho a disentir, y exijan que las acciones de gobierno beneficien a la comunidad primero y, después, a los intereses empresariales nacionales o extranjeros. Por consiguiente, en Baja California hay un riesgo alto de ser encarcelado si te manifiestas o criticas al Gobierno del Estado. Vale. * El autor es licenciado en Economía con Maestría en Asuntos Internacionales por la UABC.

Comentarios