No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas DIÁLOGO EMPRESARIAL

Diálogo empresarial

Por Salvador Maese Barraza

Confusión total De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio, en 2017 la economía y el intercambio comercial cobraron impulso en parte por que los países desarrollados aumentaban sus pedidos y consumo, además de que se percibían condiciones favorables en los mercados financieros mundiales. Así, empezábamos el año con señales positivas de que ya habíamos superado diez años de crisis y efectos por la gran crisis del 2008; pese a ello estaba latente el impacto de las deudas en muchos países y la aparición del nacionalismo y medidas proteccionistas. Para nuestro país, Baja California y Mexicali, el año que había terminado fue complicado, pleno de incertidumbre (interna y del exterior) y además el haber vivido catástrofes por terremotos, huracanes e inundaciones. Escenario que pensábamos a inicios de este 2018 que podrían ser diferentes. Pero todo ha ido cambiando, principalmente por cuestiones externas aunque en lo interno está en juego nuestro futuro por las elecciones del próximo domingo 1 de julio. Hemos sido testigos (y afectados, me atrevo a decir) de tensiones geopolíticas no sólo en la relación con los Estados Unidos, sino también de nuestro vecino con Corea del Norte, con el Medio Oriente, con la Unión Europea y, en días pasados, por el trato y desprecio al llamado G7 en su reunión celebrada en Canadá; país este último que, por cierto, ha sido castigado con aranceles y recibido críticas como también lo ha sufrido México. Ahora, a medio año y en vísperas de nuestras elecciones, percibo, como muchos, más incertidumbre, por no decir inestabilidad, tanto en los temas políticos como en la economía. Por otra parte, considero que debemos entender que la expansión de la economía mexicana no dependerá solamente de dos sectores vinculados a la exportación (la Immex y el automotriz, para ser específico) ni de una sola región (Norteamérica y Estados unidos, en particular). Tenemos que trabajar en un plan de desarrollo integral, de política pública vinculante, por lo menos en lo que respecta al desarrollo de proveedores para la industria que represento. Esto último lo recalco si queremos seguir estando en sincronía comercial y de captación de inversiones. Si no lo hacemos con entusiasmo y planeación el próximo gobierno, no generaremos un círculo virtuoso en que los consumidores gasten, las empresas contraten, las autoridades desregulen y los gobiernos inviertan en infraestructura. Deberemos cuidar, además, que la política fiscal cumpla con las expectativas de un gasto razonable que, a su vez, incremente su efectividad. Para terminar esta colaboración, así como debemos exigir al próximo gobierno estabilidad y claridad de rumbo, como personas y comunidad, después de las elecciones debemos evitar inestabilidad social e ingobernabilidad, reflejo de la violencia o enfrentamiento entre ideologías políticas. * El autor es presidente de Index Mexicali y Director de Recursos Humanos para Latinoamérica en Newell Brands.

Comentarios