No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas DE HISTORIA Y ALGO MÁS

De historia y algo más

Por

Ecocidio 2 La Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas, conocida en forma abreviada como Convenio de Ramsar, fue firmada en la ciudad de Ramsar, Irán, el 2 de febrero de 1971 y entró en vigor el 21 de diciembre de 1975. Su principal objetivo es “la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales, regionales y nacionales, y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo”. La filosofía de Ramsar gira en torno al concepto de “uso racional”. El uso racional de los humedales se define como "el mantenimiento de sus características ecológicas, logrado mediante la implementación de enfoques por ecosistemas, dentro del contexto del desarrollo sustentable". Por consiguiente, la conservación de los humedales, su sustentabilidad, así como el de sus recursos, se engloban en el centro del "uso racional" en beneficio de la humanidad. La Convención emplea una definición amplia de los tipos de humedales abarcados por esta misión, incluidos pantanos y marismas, lagos y ríos, pastizales húmedos, oasis, estuarios, deltas y bajos de marea, zonas marinas próximas a las costas, manglares y arrecifes de coral, así como sitios artificiales como estanques piscícolas, arrozales, embalses y salinas. La misión de la Convención es “la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales y nacionales, y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sustentable en todo el mundo”. México es uno de los países firmantes del Convenio de Ramsar que busca preservar aquellos humedales de suma importancia a nivel mundial. El país lleva declarados un total de 139 sitios Ramsar que protegen un total de 8 millones 959 mil 543 hectáreas, entre los que se cuentan varias zonas que tienen además la consideración de Parques Nacionales de México y/o de Reservas de la Biósfera en México. Uno de los sitios Ramsar en México es el Lago de Pátzcuaro, en el Estado de Michoacán. No sólo es uno de los sitios más bellos del mundo, sino uno de los lagos más altos del planeta. La historia de Michoacán se encuentra íntimamente ligada a él, que forma parte también del escudo de armas del Estado como elemento primordial y que cuenta con innumerables historias y leyendas relacionadas con los purépechas y su origen. Desafortunadamente, este lago tampoco ha podido escapar a la agresividad del hombre ni a los cambios climatológicos del planeta, lo que ha afectado su nivel de aguas. Actualmente cuenta con cinco islas, que son: Janitzio, la Pacanda, Yunuén, Tecuén, un pequeño islote llamado “la Tecuenita”, por encontrarse cerca de ésta última y Jarácuaro, a donde desafortunadamente ya es posible llegar por carretera. Además, el lago está rodeado por 26 pueblecillos indígenas, cada uno con belleza y personalidad propias. El lago cuenta con una gran variedad de flora acuática y nueve especies de peces nativas que desgraciadamente están desapareciendo del Lago de Pátzcuaro, el cual sufre desde hace varias décadas un proceso de descenso en el nivel del agua, contaminación y eutrofización (exceso de nutrientes), como consecuencia del cambio climático, el crecimiento de las poblaciones circundantes, la deforestación, la erosión de los suelos y las descargas de aguas negras residuales, todo lo cual está provocando la extinción del Lago de Pátzcuaro a pesar de ser un sitio Ramsar. El autor es ex presidente de la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles de la República Mexicana.

Comentarios