No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Teoría de la relatividad

De historia y algo más

Por

La teoría de la relatividad, formulada por Albert Einstein en 1905, constituye uno de los avances científicos más importantes de la historia. Con esta teoría, la humanidad entendió que lo que hasta ahora había dado por sentado que era una constante, el tiempo, era en realidad una variable. No sólo eso, sino que el espacio también lo era y que ambos dependían, en una nueva conjunción espacio-tiempo, de la velocidad. Einstein basó su teoría en dos hipótesis, la primera que las leyes de la física son las mismas mientras el sistema de referencia sea el mismo e inercial. Esto es, ambos se mueven a una velocidad constante. Si una ley se cumple en un sistema, también se debe cumplir en el otro y la segunda es que la velocidad de la luz es una constante universal, que se define como C. La situación que imaginó Einstein ha sido usada y explicada hasta la saciedad en escuelas y libros de física. Imaginemos un tren y a dos individuos, uno de ellos está sentado en el mismo y otro lo ve pasar a toda velocidad desde el borde de la vía. El tren se mueve a 200 kilómetros por hora. Aquí la pregunta es ¿en verdad se mueve? ¿Seguro?, bueno la respuesta es sí y no al mismo tiempo. Para la persona que va sentada dentro el tren no se mueve, está quieto. Sólo se mueve para la persona que está al borde de la vía. Es algo, efectivamente, relativo. Einstein luego imaginó que alguien tira una pelota a 20 kilómetros por hora hacia delante dentro del tren. Para la persona que está dentro la pelota se mueve a esa velocidad pero para la persona que está abajo esa pelota se mueve, sin embargo, a 220 (200+20) kilómetros por hora. Ahí es cuando toca recordar que la velocidad de la luz es constante, y es cuando empezamos a entender que algo no encaja del todo con el concepto de que el tiempo también lo sea. En la famosa ecuación desarrollada por Einstein E=MC², en donde: E es la energía, M la masa y C es la velocidad de la luz, o lo que es lo mismo la energía es igual al producto de la masa por la velocidad de la luz al cuadrado. La teoría de la relatividad también se aplica en la política mexicana, solo que en este caso la formula tiene un significado diferente, la E es Emigración, la M es igual a Mejora y la C es igual a Canonjías, o lo que es lo mismo la emigración a otro partido político es igual al producto de la mejora por las canonjías al cuadrado, esta fórmula define muy bien a las personas que sin importar su ideología emigran a otros partidos políticos en busca de conservar su estatus económico a cargo del erario. Una frase célebre de Einstein dice: “Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados" Es imposible tener un mejor país utilizando a los políticos de siempre aunque estén en partidos políticos distintos, un político tonto, corrupto, inculto e incapaz no cambia aunque se cambie de partido político. Ojo mucho ojo. jaimenavarro@tecnyco.com.mx *- El autor es ex presidente de la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles de la República Mexicana.

Comentarios