No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Lo Curioso

Incidente Roswell: ¿Qué fue lo que cayó, un ovni o un globo meteorológico?

Lo creas o no, pero a pesar de décadas de análisis y teorías, muchos simplemente se niegan a creer la explicación oficial de la Fuerza Aérea.

Avatar del

Por El Imparcial

Lo creas o no, pero a pesar de décadas de análisis y teorías, muchos simplemente se niegan a creer la explicación oficial de la Fuerza Aérea.(Roswell Daily Record)

Lo creas o no, pero a pesar de décadas de análisis y teorías, muchos simplemente se niegan a creer la explicación oficial de la Fuerza Aérea. | Roswell Daily Record

TEXAS.-El 8 de julio de 1947, un accidente en Roswell, Nuevo México, fue la chispa que inició la fiebre ovni en los EU y para algunos, esa pasión es tan intensa hoy como cuando se enteraron de que un accidente en el desierto había sido etiquetado como ovni - y rápidamente re-etiquetado como un globo meteorológico por los funcionarios del gobierno.

No fue un maldito globo meteorológico, fue lo que lo que la gente reportó que era la primera vez", dijo Chase Brandon, un veterano de la CIA de 35 años, al Huffington Post. 

Sus comentarios llegaron el 8 de julio de 2012, 65 años después de que el periódico Roswell Daily Record publicara un artículo en primera plana que decía "RAAF Captures Flying Saucer On Ranch in Roswell Region (RAAF captura platillo volador en un rancho en la región de Roswell)".

"Era una nave que claramente no provenía de este planeta, se estrelló y no dudo por un segundo que el uso de la palabra 'restos' y 'cadáveres' fue exactamente lo que la gente comenzó a hablar".

Brandon afirma haber visto fotografías y material escrito en una sección especial de la sede de la CIA en Langley, Virginia, llamada la Colección de Inteligencia Histórica que demostró de manera concluyente que el accidente era extraño.

Comencemos desde el principio:

El 14 de junio de 1947, un ranchero llamado W.W. "Mac" Brazel y su hijo Vernon conducían a través de su rancho a unas 80 millas al noroeste de Roswell cuando encontraron algo que nunca habían visto antes.

Era, en palabras de Brazel, "una gran área de restos brillantes hechos de tiras de goma, papel de aluminio y papel y palos bastante resistentes".

La tela liviana y de aspecto metálico estaba dispersa, desmenuzada sobre la grava y las plantas de artemisa del desierto de Nuevo México. 

Brazel no sabía qué hacer con los artículos recién descubiertos, o cómo habían aterrizado en la propiedad, por lo que el 4 de julio recolectó todos los restos misteriosos que pudo encontrar. 

El 7 de julio, lo llevó todo a Roswell, entregando los bienes al sheriff George Wilcox.

Wilcox también estaba confundido.

En busca de respuestas, contactó al Coronel "Butch" Blanchard, comandante del 509 Grupo compuesto del Roswell Army Airfield, ubicado a las afueras de la ciudad. Blanchard estaba atónito. Avanzando por la cadena de mando, decidió contactar a su superior, el general Roger W. Ramey, comandante de la 8 Fuerza Aérea en Fort Worth, Texas.

Blanchard también envió al Mayor Jesse Marcel, un oficial de inteligencia de la base, para investigar más a fondo. Acompañado por el sheriff y Brazel, Marcel regresó al sitio y recogió todos los "restos". 

Mientras intentaban determinar cuáles eran los materiales, Marcel decidió hacer una declaración pública. El 8 de julio, los comentarios de Marcel aparecieron en el periódico local de la tarde, Roswell Daily Record, junto con un titular que decía "RAAF Captures Flying Saucer on Ranch en Roswell".

El cuerpo de la historia contenía una frase dramática y memorable: "La oficina de inteligencia del 509 Grupo de Bombardeo en el Campo Aéreo del Ejército de Roswell anunció hoy al mediodía que el campo quedó en posesión de un Platillo Volador".

"Aparentemente, desde la perspectiva de la Fuerza Aérea, era mejor que hubiera una nave espacial 'alienígena' estrellada que decir la verdad", dice Roger Launius, el curador recientemente retirado de la historia espacial en el Museo Nacional del Aire y el Espacio del Smithsonian en Washington DC.

"Un platillo volador era más fácil de admitir que el Proyecto Mogul", agrega Launius, con una sonrisa en su voz. "Y con eso, entramos en la carrera contra la Unión Soviética".

El Proyecto Mogul (a veces denominado Operación Mogul) fue un proyecto muy secreto de las Fuerzas Aéreas del Ejército de los EU que involucraba micrófonos colocados en globos a gran altitud, cuyo objetivo principal era la detección a larga distancia de ondas de sonido generadas por pruebas de bombas atómicas soviéticas. 

El proyecto se llevó a cabo desde 1947 hasta principios de 1949.

Era una parte clasificada de un proyecto que no estaba clasificado del todo por investigadores atmosféricos de la Universidad de Nueva York (NYU). 

El proyecto tuvo un éxito moderado, pero fue muy costoso y fue reemplazado por una red de detectores sísmicos y muestreo de aire, que fueron más baratos, más confiables y más fáciles de implementar y operar.

Volviendo al tema:

Fue después del final de la Segunda Guerra Mundial, una época en que las armas nucleares proyectaban una larga sombra. Decir la verdad de lo que pasaba no era una prioridad para el gobierno, y hubo eventos notablemente inusuales que subrayaron la situación en cuestión.

En todas partes que mirabas en 1947, el tablero de ajedrez global, social y político se estaba dividiendo. La Unión Soviética comenzó a reclamar naciones de Europa del Este para sí misma en un nuevo vacío de posguerra. 

El Boletín de Científicos Atómicos estableció el tictac del "Reloj del Juicio Final", y el Plan Marshall se estaba preparando para reconstruir la Europa devastada por la guerra. No es de extrañar que en el calor del verano de ese año, los platillos voladores se pusieran de moda.

El 21 de junio, el marinero de la Armada Harold Dahl afirmó haber visto seis objetos voladores no identificados en el cielo cerca de la isla Maury en el estado Puget Sound del estado de Washington. A la mañana siguiente, Dahl dijo que fue buscado e interrogado por "hombres de negro".

Annie Jacobsen, editora y reportera de investigación de la revista Los Angeles Times, entrevistó a docenas de ex empleados del Área 51 en 2008 y 2009, un total de 74 científicos, pilotos e ingenieros, poco después de que la CIA desclasificara gran parte del trabajo que tenían hecho, incluidas innumerables páginas de notas redactadas e informes desclasificados sobre el caso.

Revelaron lo que realmente sucedió en el desierto de Nevada, desde probar reacciones nucleares hasta construir jets supersónicos súper secretos y perseguir la guerra contra el terrorismo 

Y ese libro explicaba que los vuelos de prueba del avión espía U-2, construido en el misterioso sitio de prueba del Área 51, a menudo se confundían con los ovnis, lo que alimenta las historias que rodean la instalación.

Su libro también ofrece una explicación extraña para el evento de 1947: “Los experimentos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial llevaron a un puñado de niños a ser utilizados como pilotos, cuyos cuerpos distorsionados parecían extraterrestres”.

Lo creas o no, pero a pesar de décadas de análisis y teorías, muchos simplemente se niegan a creer la explicación oficial de la Fuerza Aérea, emitida en 1994, de que el evento en Roswell fue simplemente un globo meteorológico.

"Los extraterrestres” observados en el desierto de Nuevo México eran en realidad maniquíes de prueba antropomórficos que fueron transportados a lo alto por globos de gran altitud de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos para investigación científica", explicó un informe de la Oficina del Secretario de la Fuerza Aérea.

"Caso cerrado", concluyó el informe.

“El Área 51 todavía es oficialmente un secreto militar, sin mencionar su nombre”, señala Jacobsen.

Debido a la gran notoriedad que rodea el incidente de Roswell, la ciudad se ha convertido en la Zona Cero para los conspiradores de ovnis.
Cada año, en el aniversario de la historia, miles de entusiastas abrazan todas las cosas extrañas y paranormales en un Festival OVNI. Allí, pueden diseccionar cuerpos extraños simulados y participar en experimentos científicos.

El año 2018, para conmemorar los 70 años desde que se reportó el incidente, alrededor de 38 mil de todo el mundo llegaron a la ciudad.

Con información de Fox News, Smithsonian Magazine y The Week

En esta nota

Comentarios