No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Estilos

¿De qué está hecho el mazapán?

Es un dulce que literalmente se deshace en la boca. Su origen lo reclaman, griegos, italianos y toledanos.

Avatar del

Por El Universal

El mazapán es un dulce típico en la cultura mexicana que podemos encontrar en tiendas comerciales o en puestitos de la calle hechos de manera casera y artesanal.(Tomada de la red)

El mazapán es un dulce típico en la cultura mexicana que podemos encontrar en tiendas comerciales o en puestitos de la calle hechos de manera casera y artesanal. | Tomada de la red

El mazapán es un dulce típico en la cultura mexicana que podemos encontrar en tiendas comerciales o en puestitos de la calle hechos de manera casera y artesanal.

Es un dulce que literalmente se deshace en la boca. Su origen lo reclaman, griegos, italianos y toledanos.


De acuerdo con el portal "interflora.es", las monjas de San Clemente en España fueron las que tuvieron la idea de mezclar la almendra con el azúcar, elaborando una masa cocida en el horno que pudiera sustituir el pan. Mientras que otros textos gastronómicos señalan que el postre es de origen italiano y que se hacía a base de almendras. En México, el mazapán se hace de pasta de cacahuate.


Los principales ingredientes del mazapán son azúcar, cacahuate, saborizante artificial, almendra, leche, soya y huevo.


El valor nutricional de este dulce es amplio, de acuerdo con el portal "alimentos.org.es", contiene mucha vitamina E (esta es un buen antioxidante que refuerza el sistema inmune y protege las células del cuerpo) también tiene una alta cantidad de magnesio (que se encarga de regular el sistema nervioso).


Es importante mencionar que el mazapán también aporta antioxidantes que ayudan a retrasar el envejecimiento, además de que puede ayudar a mejorar la vista y a la prevención del Parkinson.


Pero es importante mencionar que el mazapán es rico en azúcares, por lo que esta golosina no es recomendable comerla diario.


Y es que no está mal endulzarse la vida, pero siempre y cuando todo sea con medida, sin exceso.

En esta nota
  • Mazapán

Comentarios