Estilos

Buscan crear conciencia con muestra fotográfica

Con una muestra fotográfica titulada "Photo ark", Joel Sartore decidió hacer un arca como en la que, de acuerdo con La Biblia, Noé rescató parejas de animales.

Avatar del

Por El Universal

El fotógrafo viajó por el mundo capturando a esas especies que hoy están al borde de la extinción.(Cortesía)

El fotógrafo viajó por el mundo capturando a esas especies que hoy están al borde de la extinción. | Cortesía

Justo en días de contingencia ambiental y de debates sobre mejores formas de habitar el mundo, National Geographic pone un tema más sobre la mesa: La necesidad de preservar la vida de animales en peligro de extinción que hoy subsisten gracias a los santuarios y zoológicos.

Con una muestra fotográfica titulada "Photo ark", Joel Sartore decidió hacer un arca como en la que, de acuerdo con La Biblia, Noé rescató parejas de animales. El fotógrafo viajó por el mundo capturando a esas especies que hoy están al borde de la extinción: El lobo mexicano, el conejito de los volcanes, el ocelote, entre otros.

La exposición cuenta con casi 50 imágenes de gran tamaño y se mantendrá abierta al público hasta el 9 de junio en Barrio Santa Fe.

Además, el jueves pasado comenzó la transmisión de la serie "Raros en peligro", una miniserie del viaje de Joel documentando estas especies. Durante tres semanas, cada jueves se transmitirá un nuevo capítulo en National Geographic y también estarán disponibles en la Nat Geo App.

Nat Geo Photo Ark EDGE tiene, paralelamente, un programa de becas para apoyar el trabajo de personas que se dedican a estudiar y conservar las especies en peligro de extinción, una de ellas es la mexicana Yajaira García Feria, quien desde 2008 estudia el conejo de los volcanes.

Me di cuenta del grave riesgo en el que se encuentra esta especie, mi maestría estuvo dirigida a conocer sus movimientos en la Sierra Nevada y también su situación, sin embargo, pasaron los dos años y nunca pude ver un conejo, allí fue cuando me di cuenta que se podía hacer algo un poquito más a fondo".

La conservacionista contó que sólo vio algunos ejemplares muertos cuando acabó su maestría. La tala de árboles y los incendios, resaltó, son los grandes enemigos de estos conejitos. En 2018 obtuvo este financiamiento para continuar su trabajo y llevarlo a otra zona, como Milpa Alta.

"Las poblaciones están disminuyendo pero creo que todavía estamos a tiempo si tomamos conciencia. Lo importante es difundir información sobre esta especie que es muy importante biológicamente, la gente de las zonas aledañas considera que es un conejo común, éste no, sólo tiene dos crías al año".

En esta nota
  • National Geographic
  • Muestra fotográfica

Comentarios