No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Espectáculos

Pascal Naud, reciente expulsado de Exatlón México, revela sufrió abuso infantil

“Era un infierno”, confesó el deportista Pascal Nadaud al revelar lo que vivió cuando era niño, en casa de sus abuelos.

Avatar del

Por El Imparcial

“Era un infierno”, confesó el deportista Pascal Nadaud al revelar lo que vivió cuando era niño, en casa de sus abuelos.

“Era un infierno”, confesó el deportista Pascal Nadaud al revelar lo que vivió cuando era niño, en casa de sus abuelos.

CIUDAD DE MÉXICO.- Al campeón de rugby lo conocimos como un ejemplar deportista en la temporada actual de Exatlón, pero Pascal Nadaud también es un sobreviviente de abuso sexual, que confesó esta semana.

En una entrevista con ‘Ventaneando’, el atleta abrió su corazón sobre lo difícil que fue su infancia, debido a que su madre lo envió con sus abuelos para que lo cuidaran, pero ahí fue víctima de abuso a manos del esposo de su abuela.

Los hechos ocurrieron durante cuatro años, cuando Pascal tenía entre 6 y 10 años, “todo el tiempo que viví con ellos”.

“Mi niñez la verdad fue oscura, muy triste, terminé creciendo en Francia, vivíamos en pueblito y cuando se separaron mis papás regresamos yo me quedé con mis abuelos en Manzanillo”, dijo Pascal.

Tras el trauma, Pascal tardó tiempo en verbalizar lo que vivió: “Pasó, me tardé muchos años en expresarlo y cuando lo hice él ya estaba muerto. Al final no me creían porque es muy triste, le rompí a mi hermana su imagen de abuelo perfecto y me sentí como un estúpido por tratar de expresarlo”.

“La pasaba muy mal, ni siquiera era mi abuelo. No es un dolor físico, te comprime, te sofoca, te abruma. No sé, es difícil de expresar un dolor de ese tipo", expresó.

“Mi abuela muere en 2011 y antes de morirse se disculpó conmigo, para mi fue muy fuerte, se disculpó por cómo me trató, ella jamás supo del abuso de su pareja hacia a mí. Era un infierno”, confesó el deportista.

Además dijo con honestidad: “No quiero a mi mamá porque me abandonó allá con un depredador que me hizo mierda, por irse a una vida de desmadre. Me duele pensar que, o sea, si tengo un hijo jamás quisiera que pasara lo que yo viví”

Y reflexiona sobre el abuso: “Tanta culpa tenía el que lo hacía, como la que se hacía la sorda, y la que ni siquiera me defendía, la otra que estaba de fiesta, y mi papá que le valía madre. Me dejaron a la deriva y al final sigo vivo de milagro”.

Se trata de un capítulo en su vida que necesita trabajar y que aún no sepulta, pero pronto lo hará:

“No creo que he hecho un cierre completamente. Tengo un objetivo a corto plazo que es ir a Manzanillo, a la casa donde pasó todo; no he regresado desde que soy niño, y quiero hacer ese cierre.

 
En esta nota

Comentarios