Economía y Negocios

México consiente a reporteros con queso y verduras

La misma embajada también ofreció una improvisada cena a los periodistas un caluroso fin de semana de agosto pasado.

Avatar del

Por AFP

Después de las hamburguesas durante las conversaciones del T-MEC, México volvió a tener el viernes un gesto con los periodistas.(Dolia Estévez)

Después de las hamburguesas durante las conversaciones del T-MEC, México volvió a tener el viernes un gesto con los periodistas. | Dolia Estévez

WASHINGTON.-Después de las hamburguesas durante las conversaciones del T-MEC, México volvió a tener el viernes un gesto con los periodistas que cubren negociaciones con Estados Unidos, esta vez para evitar los aranceles anunciados por el presidente Donald Trump a partir del lunes.

La treintena de reporteros que esperan en la puerta del Departamento de Estado en Washington novedades de un posible acuerdo para frenar el flujo migratorio hacia el Norte, lo cual retiraría la amenaza tarifaria, fueron sorprendidos al caer la tarde por bandejas de queso y verduras frescas, gentileza de la embajada de México.

Funcionarios diplomáticos entregaron coloridos pimientos, brócolis, tomatitos cherry y pepinos, acompañados de hummus y quesos, así como botellitas de agua fresca, un bienvenido tentempié para quienes esperan las declaraciones del canciller mexicano, Marcelo Ebrard, reunido desde hace 10 horas con funcionarios estadounidenses.

La misma embajada también ofreció una improvisada cena a los periodistas un caluroso fin de semana de agosto pasado, durante las maratónicas conversaciones que dieron origen al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el acuerdo de libre comercio que reemplazará al TLCAN vigente desde 1994. 

Un domingo, cuando ya había anochecido, el entonces canciller mexicano, Luis Videgaray, convidó con hamburguesas, papas fritas y refrescos a los periodistas que habían estado apostados todo el día frente a la oficina del representante comercial estadounidense (USTR) esperando la noticia de un acuerdo de principio entre Estados Unidos y México, que finalmente llegó el lunes y allanó el camino hacia un Tlcan 2.0.

Siguiendo la tradición iniciada por los mexicanos, la jefa de la diplomacia canadiense, Chrystia Freeland, llegó unos días después a las escaleras del USTR con helados para todos los reporteros, camarógrafos y fotógrafos que aguardaban bajo un Sol ardiente.

Todo indica que las noticias se harán desear un rato más en Washington este viernes.

La administración estadounidense preveía emitir una notificación legal para que los aranceles a México entren en vigor según lo previsto, pero no se descartaba que Trump, que acaba de regresar a Washington luego de una semana en Europa, desactivase la medida si se logra humo blanco.

Al llegar a la Casa Blanca, el mandatario no dio muchos detalles sobre un posible acuerdo.

"Estamos bien", se limitó a contestarle a los periodistas que le gritaban si ya había un trato.

Trump anunció la semana pasada aranceles a todos los bienes mexicanos a partir del 10 de junio, comenzando en un 5% y aumentando mensualmente hasta un 25%, hasta que México no pare el creciente número de migrantes, la mayoría centroamericanos, que llegan a la frontera estadounidense.
 

En esta nota

Comentarios