Tendencias
Cintilla de tendencias

Armagedón nuclear

Raquel Buenrostro

Inflación en México

Verónica Castro

Búfalo tiene todo para ser líder en la AFC Este y disfruta rol de favorito

Josh Allen y compañía parecen tener la vía libre para dominar; Pats y Delfines pelearán.

Avatar del

Por Diego Martínez Twitter: @DMartinezCANCHA

Las épocas cambian, y después del dominio de Pats durante tantos y tantos años en el Este de la
AFC, ahora los Bills son los mandones de la división donde pretenden ser líderes durante muchas temporadas.
Búfalo se enfila para ganar por tercer año consecutivo esa división, en la que no se ve por dónde puedan hacerle cosquillas algunos rivales que sencillamente no han encontrado argumentos para ponerse a su altura.
Josh Allen y compañía están para ganar esa zona y ser los representantes de la Conferencia Americana en el Super Bowl que se disputará en Arizona en febrero próximo.
La única duda no es si su quarterback tiene ya la madurez para los partidos grandes o si la defensa es de primera, sino que puedan romper la maldición que arropa a esa franquicia, algo  que va más allá de lo deportivo y que necesita un envión anímico de alto impacto.
Desde la campaña 1993 no llegan a un Super Bowl. Han jugado cuatro en su historia y todos los perdieron, marcando una de las maldiciones deportivas de mayor relevancia.
El segundo puesto será peleado entre Nueva Inglaterra y Delfines de Miami, un par de franquicias que levantan la mano para intentar algo que, en el papel, se ve complicado. Bill Belichick puede presumir anillos de Súper Tazón, pero Mac Jones no es Tom Brady.
Los Patriotas tienen material y el año pasado llegaron a la Postemporada, pero ya no están para ser campeones con tanta holgura como en las épocas en las que Brady era el comandante en jefe del equipo.
En la Florida, los Delfines sueñan con ser constantes y regresar a Playoffs, pues solamente han sacado boleto en dos ocasiones en las últimas 20 campañas y no llegan a un Super Bowl desde la campaña 1984, cuando lo hicieron de la mano del legendario Dan Marino.
Y en el fondo de la división están los Jets de Nueva York, quienes van por su campaña número
12 en fila sin poder sacar un boleto a Postemporada.
Los neoyorquinos, con la mira puesta en el futuro, aspiran únicamente a seguir reconstruyéndose y a buscar una buena selección del Draft de 2023 que los haga soñar.

Bills de Búfalo: con armamento completo
Josh Allen es su guía y el dueño de todas las esperanzas de los Bills de Búfalo. El corredor Devin Singletary sigue en ascenso y busca su primera temporada de más de mil yardas. Stefon Diggs es un receptor con manos seguras y explosivo. Mario Addison, su líder de capturas, emigró a Texas, y también perdieron al receptor Cole Beasley.
A cambio, sumaron piezas de alto calibre. Una de ellas es el veterano Von Miller, de 33 años y quien tiene de por vida 115.5 capturas de quarterback, e igualmente llega el veterano de 12 años y Pro Bowl Rodger Saffold, un liniero que sabe bloquear. Regresa el DT Jordan Phillips, quien en la campaña 2019 estuvo con Bills y tuvo su mejor año como profesional sumando 9.5 capturas.
Además, los Bills firmaron a Case Keenum, de 34 años, para respaldar a Josh.

Patriots de Nueva Inglaterra: ¿les falta talento?
Mac Jones va por su segundo año y tiene la confianza de Bill Belichick, pero ¿será suficiente? El joven de 23 años tuvo una campaña de 3 mil 800 yardas, con 22 pases de anotación y 13 intercepciones.
Pats se metió a la Postemporada cuando, al inicio de la campaña, muchos los daban por muertos de forma justificada, pues el equipo no tenía pies ni cabeza.
Llega como receptor DeVante Parker, quien jugó siete campañas con Miami y sumó mil 202 yardas en la campaña 2019. Tomaron en la primera ronda del Draft 2022 al guardia Cole Strange, quien llega a rejuvenecer el sector, algo necesario tras años de confiar consistentemente en jugadores veteranos.
Se fueron N’Keal Harry, J.C. Jackson, Shaq Mason, Ted Karras, y otros jugadores que no eran tan vitales.

Dolphins de Miami: tiene Tua nuevos juguetes
Los Delfines tienen muchas nuevas caras. Llegó el receptor estrella Tyreek Hill, WR que se espera arme una dupla explosiva con el quarterback Tua Tagavailoa, quien todavía tiene pendiente demostrar que puede utilizar su brazo para otra cosa que no sea acarrear el balón.
Miami necesita a un Tua sano y que mande pases. Apenas tuvo 2 mil 600 yardas por aire en su segundo año. Tyreek va por su séptima campaña y liga dos temporadas con más de mil yardas, pero en Florida necesitará que le manden muchos pases.
Se suma el corredor Raheem Mostert, quien llega a apoyar a Myles Gaskin. Llegó también el tackle Terron Armstead y el guardia Conner Williams para darle protección a Tua. Emmanuel Ogbah y Jaelan Phillips necesitan ser más explosivos para que la defensa sea temible.

Jets de Nueva York: será Flacco y luego... ¡Zach!
Zach Wilson se lesionó en la pretemporada y lo operaron con éxito, por lo que el veterano Joe Flacco será el encargado de ser el que lleve los controles las primeras semanas. Después, el terreno seguirá siendo del jugador de segundo año.
El coach Robert Saleh tiene una misión complicada: debe verse lo mejor posible durante la reconstrucción. Llega el ala cerrada C.J. Uzomah, quien espera sumar a la ofensiva. En el Draft tomaron en la cuarto global al esquinero Ahmad Gardner, joven promesa para asediar al rival. También se suman jugadores como Laken Tomlinson, Duane Brown, Garrett Wilson, y dejaron ir a Marcus Maye, Jamison Crowder y Jarrad Davis. El problema de la franquicia neoyorquina es que no clasifica a Playoffs desde la campaña 2010.

En esta nota

Comentarios