Deportes

Alex dejó el futbol para convertirse en el más veloz de Ecuador

Alex Quiñónez ha tenido numerosos e importantes reconocimientos internacionales. 

Avatar del

Por EFE

Alex Quiñónez es conocido como el velocista más rápido de Ecuador.(EFE)

Alex Quiñónez es conocido como el velocista más rápido de Ecuador. | EFE

QUITO.- El ecuatoriano Alex Quiñónez, conocido como "el más veloz" de Ecuador, se prepara para lograr un podio en los Juegos Panamericanos de Lima que le sirvan de aval en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en una modalidad que en sus inicios veía lejana.

"La pasión la tuve por el fútbol, quise ser futbolista pero después me gustó más el atletismo", reveló Quiñónez en una entrevista con Efe en la que comentó los retos que afronta en la práctica de un deporte individual.

Este velocista de 29 años inició su carrera con 14 velas y desde entonces su esfuerzo y empeño le han llevado a obtener numerosos e importantes reconocimientos internacionales.

"Te defiendes solo, no dependes de nadie. Si lo haces bien, ganas y si lo haces mal, pierdes", resumió lapidario.

El primer logro en su combate contra el cronómetro quedó reflejado con un séptimo lugar en la final de los 200 metros de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, competencia que ganó el jamaiquino Usain Bolt y que significó también para Quiñónez batir un récord nacional, 20.57.

Esa trepidante carrera la recuerda como una de las "más duras" de su vida debido a la presión y a los nervios que experimentó.

"Ahora me dan nervios, pero ya tengo más madurez y sé que todos somos iguales, siempre que me paro en una pista pienso en que debo sacar al Ecuador adelante y dar lo mejor de mí", indicó.

Originario de la provincia costera de Esmeraldas (noroeste), Quiñónez dejó el balón de fútbol y se inició en el atletismo en los juegos intercolegiales de la provincia, hasta que llegó a la selección de esa jurisdicción.

Al igual que otros nombres del deporte de competición en Ecuador, su familia ha sido uno de sus principales motores, según comentó el corredor, para quien el apoyo de los suyos y la preparación física y alimenticia van de la mano.

Sus entrenos son de tres horas repartidos en dos sesiones al día y de intensidad creciente, a fin de estar a punto para los Juegos Lima, que comienzan el 26 de julio y en los que participarán alrededor de 7 mil competidores de 41 países en 39 disciplinas deportivas, a los que asegura que irá "a dar lo mejor, a ganar".

"Debo entrenar cada vez más duro para salir adelante", sin dejar de lado "ser una mejor persona", aseguró el corredor para quien el mayor logro de todos es "la vida que te da Dios", así como saber "que tienes una familia".

En lo nutricional, el atleta ecuatoriano mantiene una dieta baja en carbohidratos, con abundante fruta y verdura para mantenerse en un peso ideal para las competencias.

Los últimos triunfos cosechados este año por el velocista ecuatoriano son dos oros, uno en la Copa del Rey y otro el Campionat de Catalunya, ambos en España, tras fichar por el equipo español de atletismo FC Barcelona, al que representó en varios torneos europeos.

También ganó en marzo el "Florida Relays" con un tiempo de 20.28 segundos en 200 metros libres y superó al jamaiquino Yhoan Blake, considerado el segundo más rápido del planeta, tras su compatriota Bolt.

Antes de viajar a los Panamericanos, participó en la "Diamond League" y logró los primeros lugares en Roma, Doha y Estocolmo, marcando un récord sudamericano y asegurándose un cupo oficial para los Juegos de Verano de Tokio 2020.

Al ecuatoriano más veloz le queda por cumplir el sueño de colgarse una medalla olímpica, pese a que opina que "los triunfos son momentáneos".

"Yo creo que todos podemos conseguir algo, no soy el mejor, soy igual a todos, todos somos buenos en Ecuador", recalcó Quiñónez.

Los ingredientes del éxito de este atleta de alta velocidad son la responsabilidad, el esfuerzo y sobre todo la pasión.

"No puedo prometer ganar los Panamericanos, pero voy a trabajar muy duro y daré todo de mí ya que no tengo miedo a nada, me paro donde sea y salgo a correr, así me ganen. Doy lo mejor de mí cada día", concluye.

En esta nota
  • Juegos Panamericanos de Lima

Comentarios