No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas De política y cosas peores

Salgado Macedonio y el Trife

Yo alenté ingenuamente la esperanza de que el Trife confirmaría la decisión del INE en el sentido de vetar con apego a la ley la candidatura de Félix Salgado Macedonio a la gubernatura de Guerrero

Por . Catón

"¡Son las 5:00 de la mañana, y qué! -gritó el marido-. ¡Vengo borracho, y qué y qué! ¡Traigo manchas de lápiz labial en la camisa, y qué y qué y qué!". Tras proferir esa serie de gritos destemplados el tipo exhaló un suspiro de satisfacción y se dijo a sí mismo: "¡Qué bonito es cuando tu mujer salió de viaje y estás solo en la casa!". Una señora abordó en la fiesta al doctor Duerf, siquiatra, y le comentó: "Mi esposo sufre un raro desorden mental. Se cree gallina. Camina como gallina. Rasca la tierra del jardín y se come los gusanitos, igual que las gallinas. En vez de hablar cacarea como gallina". "Llévelo a mi consultorio -le pidió el célebre analista-. Estoy seguro de que puedo curarlo". "¡Oh no, doctor! -se alarmó la mujer-. ¡Nos hacen mucha falta los huevos!". (Y tan caros que están ahora). Se llama Meñico Maldotado, y es un joven varón con quien la naturaleza se mostró tacaña al repartir los dones de entrepierna. Aun así Meñico no se acongoja por su minusvalía. La otra noche estuvo con una linda chica. Lo vio ella al natural y le preguntó en tono desabrido: "¿A quién crees que vas a satisfacer con eso?". Respondió Maldotado con una gran sonrisa: "A mí". Lo malo de los pesimistas es que siempre acaban por tener razón. Yo alenté ingenuamente la esperanza de que el Trife confirmaría la decisión del INE en el sentido de vetar con apego a la ley la candidatura de Félix Salgado Macedonio a la gubernatura de Guerrero. Los pesimistas, en cambio, hacían notar la sumisión que algunos de los magistrados del tribunal federal han mostrado ante López Obrador, y auguraban que otra vez los designios del Presidente se impondrían sobre la institución y la legalidad. Acertaron. Ahora toca al INE la defensa del orden jurídico, del ejercicio democrático y del bien de la nación por encima del autoritarismo presidencial, que cada día muestra mayores visos de despotismo (no ilustrado). Tal como lo han sostenido las agrupaciones feministas, no es posible permitir que un violador sea Gobernador. La protección que el tal Salgado ha recibido -y sigue recibiendo- por parte de AMLO no le quita el desprestigio que va con su persona ni lo libra de ser rechazado por los ciudadanos libres y conscientes. El INE tiene el apoyo de esa ciudadanía, que ve perdido ya al Trife, igual que se perdió el organismo encargado de la defensa de los derechos humanos, el cual navega ahora entra la ineptitud y la inexistencia. Ojalá los consejeros de ese instituto electoral que votaron por la preservación de la ley en el caso de Salgado se mantengan firmes ante las arremetidas -embestidas, dicho con propiedad mayor- del Presidente y sus obedientes servidores, que con tal de agradar a su señor no dudan en llegar a la ignominia. Y mejor aquí suspendo el comentario porque advierto que ya estoy muy encaboronado. Eso puede quitar sindéresis a mi comentario, lo cual presenta riesgos, sobre todo porque no sé qué es eso de "sindéresis". Pirulina, muchacha pizpireta, buscó en la sacristía de la iglesia al padre Arsilio. "Necesito su ayuda, señor cura -le pidió-. Soy de carácter débil, y nunca puedo decirle que no a un hombre. Después la conciencia me remuerde mucho". Le indicó el buen sacerdote: "En mi calidad de director espiritual te diré cómo puedes fortalecer tu carácter". "No, padre -opuso Pirulina-. Más bien dígame cómo puedo debilitar mi conciencia". La mujer de la Edad de Piedra entró muy garbosa en la cueva donde se reunían a charlar las trogloditas. Iba luciendo una elegante piel de tigre sable. "¡Felicítenme, chicas! -les dijo alegremente a sus amigas-. ¡Acabo de inventar la profesión más antigua del mundo!". FIN.

Catón

Comentarios