No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Efecto Multiplicador

Resbala AMLO con Adam Smith

La visión oficial choca con la ideología del pensador liberal que fue Smith, padre de la economía, y sobre el cual se inspira todo neoliberal (los villanos favoritos de AMLO).

Por Javier Villegas Orpinela

El escocés Adam Smith, padre de la economía y el clásico por excelencia de esta joven ciencia, es como Pitágoras para las matemáticas, Sócrates para la filosofía, Hipócrates para la medicina, Isaac Newton para la física y Lavoisier para la química.

Smith, al igual que Keynes, padre de la macroeconomía, y Milton Friedman impulsor del neoliberalismo, son los tres grandes economistas que han cambiado el pensamiento económico en el mundo.

El también filósofo de la vieja Escocia fue el que le dio carácter científico a la economía y en todo momento defendió el libre mercado. Para él una “mano invisible” es la que regula toda transacción de bienes y servicios, por lo que la intervención del Gobierno en la economía debe limitarse a ciertas tareas: La seguridad pública y el cuidado del patrimonio de los ciudadanos.

Pues bien, el presidente López Obrador mencionó en su Segundo Informe a Smith y no precisamente por su libro insignia publicado en el año 1776: “Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones”.

El mandatario se refirió al economista inglés más por su primer libro de 1759 titulado: “Teoría de los sentimientos morales”, para resaltar la frase “la alegría ajena es nuestra propia dicha”, que le cae como anillo al dedo a su proyecto de Gobierno antineoliberal.

En noviembre del año pasado Editorial Planeta le publicó al Presidente su libro de 3 capítulos y 190 páginas titulado “Hacía una economía moral” el cual remata con el apartado “República amorosa y fraterna”.

Así que López Obrador ve a Smith más como un moralista empedernido que como el fundador intelectual del capitalismo, ese modelo socio-económico donde el sector privado es propietario de los medios de producción, al mercado lo mueve la “mano invisible” (para una asignación más eficiente de los recursos escasos) y el capital es la fuente generadora de riqueza.

Bajo tal esquema, el tamaño y la participación del Estado en la economía apenas pinta.

Entonces, la doctrina de Smith se contrapone a los planes de izquierda de López Obrador. 

Las nuevas políticas para la transformación del actual régimen, buscan la separación del poder político y el poder económico y a un Estado promotor del desarrollo.

Total, la visión oficial choca con la ideología del pensador liberal que fue Smith y sobre el cual se inspira todo neoliberal (los villanos favoritos de AMLO).

Puede decirse entonces que en su discurso del pasado 1 de septiembre el Presidente vistió “con piel de oveja a un auténtico lobo de la economía capitalista” buscando así reforzar su visión moral. Uno más de tantos resbalones.

MENOS DINERO

Hoy martes, la Secretaría de Hacienda entrega el Paquete Económico 2021 al Congreso de la Unión y se anticipa que viene por abajo del de este año que fue de 6.1 billones de pesos.

La recesión que afecta al País obliga a los hacendarios a bajarle varias rayitas a la Ley de Ingresos toda vez que el proyecto para este año se cumplirá parcialmente en un 90%. De los 6.1 billones esperados se alcanzarían 5.5 billones de pesos.

El documento firmado por el titular de la dependencia, Arturo Herrera, revisa el entorno económico 2020, las perspectivas económicas y lineamientos de política fiscal y económica para el 2021.

También, ve las perspectivas económicas y fiscales de mediano plazo 2021-2025 y los lineamientos de política de mediano plazo. El paquete concluye con los anexos A, B y C y con cinco recuadros.

¿A cuánto podrían ascender los ingresos de la Federación para el año que entra?

Si es racional aspirará cuando mucho a los 5.5 billones de pesos que estiman recabarse este año, pero si es ilusorio, el monto rondará los 6 billones.

Pero por donde se le vea, el escenario económico nacional es notoriamente débil, de ahí que los impuestos se mantendrán sin cambios reales.

Además, los ingresos petroleros se derrumban mientras crecen los pagos de pensiones, el servicio de la deuda y las participaciones. Todas estas señales adversas empujan a un mayor riesgo País. Este explosivo círculo vicioso ahoga a México.

SIN INVERSIÓN

En la austeridad republicana, la inversión pública sigue apagada.

El reducido gasto en inversión 2021, dicen se enfocará en el Sureste del País por protección social y para impulsar la economía popular de esa zona.

Otro porcentaje se canalizará al sector salud para amortiguar el impacto del coronavirus.

En consecuencia, la inversión federal en Sonora continuará desterrada.

Twitter: @JvillegasJavier

Facebook: Javier Villegas Orpinela

Correo electrónico: jvillegas@correorevista.com

Comentarios