No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Jaque Mate

Planta chatarra

La compra de Agro Nitrogenados fue siempre cuestionable, en parte porque no se ajustaba a la estrategia de Pemex de concentrarse en la producción de crudo.

Por Sergio Sarmiento

"Para investigar la verdad es preciso dudar, en cuanto sea posible, de todas las cosas",

René Descartes.

            Supuestamente los gobiernos del "periodo neoliberal" se dedicaban a privatizar empresas públicas, pero la detención de Alonso Ancira, presidente de Altos Hornos de México (Ahmsa), y la orden de aprehensión contra Emilio Lozoya, ex director general de Pemex, surgen de una operación en sentido contrario, la compra por Pemex de una empresa privada.

            Agro Nitrogenados S.A. de C.V., una petroquímica, fue vendida a Pemex por Ahmsa en 2014. Pemex decía que quería producir urea para ingresar al mercado de los fertilizantes. Con tal propósito también compró en 2016 Fertinal, que provenía de Fertimex privatizada en los noventa.

            La compra de Agro Nitrogenados fue siempre cuestionable, en parte porque no se ajustaba a la estrategia de Pemex de concentrarse en la producción de crudo. Para la Auditoría Superior de la Federación, "la adquisición de la planta no se realizó con las mejores condiciones de precio y calidad".

La instalación llevaba catorce años sin operar y tenía equipos con 30 años de antigüedad. La compra se pactó por 275 millones de dólares, "considerando que se rehabilitaría con una inversión" de 200 millones de dólares, por lo que "el total ascendió" a 475 millones de dólares. Sin embargo, Pemex autorizó después una inversión adicional de 285 millones de dólares "para rehabilitación, 142.5% más de lo previsto inicialmente, con lo que el costo total del proyecto aumentó hasta" alcanzar 760 millones de dólares.

            El avalúo oficial del Indaabin, "a valor neto de reposición", fue de 181.8 millones de dólares, pero tres meses después de la formalización del contrato de compraventa "los vendedores presentaron avalúos, en los cuales el valor de los activos se ajustó a los hechos consumados, es decir, al monto pactado contractualmente" de 275 millones de dólares. "La adquisición de la planta de fertilizantes se realizó sin efectuar evaluaciones sobre la condición de los bienes, toda vez que, según Pemex, 'el vendedor se opuso, ya que de hacerlo se perdería la garantía de los mismos'" (Auditoría 498-DE).

            Después de concretarse la operación, Ancira transfirió 3.7 millones de dólares a Grangemouth Trading Company, una empresa fantasma usada por Odebrecht para pagos de sobornos. Por otra parte, unos ejecutivos de Odebrecht, bajo proceso penal en su país, declararon que depositaron 5 millones de dólares en una cuenta de Zecapan, S.A., supuestamente propiedad de Emilio Lozoya, quien, sin embargo, ha sostenido que ni la cuenta ni la empresa son suyas.

            Una investigación de Mexicanos contra la Corrupción señala que la casa de Lozoya en Las Lomas, la cual adquirió por 38 millones de pesos tras asumir la dirección general de Pemex, fue comprada con fondos transferidos desde Suiza. Hace años le pregunté a Lozoya sobre el tema, quien me dijo que el dinero procedía de lo que había ganado con un fondo de inversión en Nueva York que él mismo había montado y manejado. Antes de dirigir ese fondo, Lozoya trabajó varios años para el Foro Económico Mundial con sede en Suiza.

            Las irregularidades en la compraventa de Agro Nitrogenados son conocidas desde hace años. Es positivo que hoy finalmente se presenten acusaciones penales. Pero la operación fue aprobada por el consejo de administración de Pemex. Las responsabilidades podrían llegar más arriba que el director general.

Legalizar invasiones

La nueva Ley de Derechos Humanos de la Ciudad de México establece que los desalojos "podrán llevarse a cabo sólo en casos excepcionales", mientras que "las autoridades deben garantizar el adecuado realojamiento de las personas sin recursos desalojadas". El notario y ex procurador, Ignacio Morales Lechuga, advierte que esto permitiría "ocupar, invadir o no pagar renta en cualquier edificio habitacional".

Comentarios