No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Mirador

Con puntualidad de expreso inglés han llegado a mi huerto las palomas de ala blanca.

Por Armando Fuentes Aguirre

Con puntualidad de expreso inglés han llegado a mi huerto las palomas de ala blanca.

Un misterioso calendario les avisa que se acercan los días de la nuez, manjar para ellas sabrosísimo. Esperan a que caigan del árbol y las pise algún humano o animal, y disfrutan entonces el dulzor del fruto.

Yo tengo dicho que no se les prive de ese goce, que no se recojan las nueces caídas del nogal. Para todos da el Señor, les digo. Si a nosotros nos da todo pese a todo, ¿cómo no les va a dar a estas criaturitas que tienen inocencia de paloma?

Bienvenidas sean nuestras anuales visitantes. Cómanse toda la cosecha de nuez si así lo quieren. Verlas es la mejor cosecha. Por ellas el cielo y la tierra se vuelven más hermosos.

Si un día no regresaran ya el mundo empezaría a acabarse. Vendrá ese día, lo sé bien, pues los hombres estamos atentando contra todas las formas de la vida.

Pero entretanto yo miro desde mi ventana a las palomas de ala blanca, y su gracia y su belleza me ponen en el alma su blancor. 

¡Hasta mañana!

Más sobre este tema

Comentarios