No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Ecoanálisis

Más fauna silvestre

A las 14:20 horas del martes 12 de enero, mi amigo Federico Godínez Leal, me llamó para decirme: “Estoy viendo una manada de cochis jabalíes”... 

Por Alberto Tapia

A las 14:20 horas del martes 12 de enero, mi amigo Federico Godínez Leal, me llamó para decirme: “Estoy viendo una manada de cochis jabalíes”, como nombra el sonorense al pécari de collar. Federico estaba revisando decenas de cámara/trampa que opera en la frontera de Sonora con Arizona, en donde el muro de Trump está afectando los hábitos migratorios de la fauna silvestre, particularmente, el borrego cimarrón.

“También estoy viendo mucha huella de cimarrón, espero haber capturado a algunos en las cámaras”, concluyó. Entre otros proyectos ambientales, Federico administra éste, por parte de la Fundación MOGOOL que organizaron miembros de la familia Godínez Leal, en pro de la conservación de los recursos naturales de la región.

En la revisión de sus cámaras que hizo en diciembre, nos sorprendió la cantidad de zorras y cacomixtles que visitaron los abrevaderos artificiales instalados por ellos y visitados, siempre de noche, por estos pequeños mamíferos del Desierto de Altar, Sonora. La presencia del pécari en esta parte fronteriza de Altar, es quizá la más “oesteña” reportada hasta ahora. La especie nunca llegó al Río Colorado y menos lo cruzó, por ello no los hay ni en California ni en Baja California.

Su reporte no es uno aislado y accidental, en toda la región se está viendo más fauna silvestre, particularmente de borrego cimarrón. En FB un video de Abraham Cam, muestra una manada de seis cimarrones machos comiendo apaciblemente al lado de la carretera, aparentemente en Anza Borrego State Park, California. Los fotógrafos casi los rodean sin que ellos se alarmen, señal de confianza en el hombre que no los daña. La subespecie “cremnobates” californiana lleva más de un siglo vedada a la caza. Y ya se considera una manada transfronteriza, esto es, que va a California y regresa, porque afortunadamente en esta parte aún no se ha levantado el Muro de Trump.

En octubre pasado que transitábamos por la falda Oeste de la Sierra de La Asamblea se nos atravesaron dos venados machos que varios de la caravana alcanzaron a ver muy bien y, un mes atrás, tardeando la falda Sur del Cerro La Teta de la India (Picachos), dos venadas cruzaron nuestro camino. En una visita que hicimos al manantial El Palmar, parte Sur de La Asamblea, los punteros vieron cuatro cimarronas seguidas por un puma. De regreso vimos huellas frescas de ovejo en el Arroyo de Calamajué y, una semana después, Álvaro Zañudo Díaz, grabó con su celular ahí, un borrego viejo bebiendo tan confiado, que pudieron haberlo atropellado con el carro. En esos días, don Ramiro Cárdenas retrato a otro cimarrón desde un helicóptero en el Arroyo de Santa María de Cabujacaman, B.C.

Definitivamente, ahora se ve más fauna silvestre que en el siglo pasado, particularmente durante su segunda mitad. ¿A qué se debe? Quizá a la restricción de armas de la SEDENA. Quizá a la veda del ovejo por 30 años. Quizá a una mayor conciencia ambiental. Pero se ve más fauna silvestre. Fotos y video en FB.

*- El autor es investigador ambiental.

Comentarios