No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Jaque Mate

Democracia griega

Quizá Tsipras salvó la economía, que habría sufrido un colapso histórico si Grecia hubiera tenido que dejar el euro y la Unión Europea...

Por Sergio Sarmiento

"El principio de la aristocracia es la virtud, el de la oligarquía la riqueza y el de la democracia la libertad",

Aristóteles, Política.

            La democracia no es un sistema político perfecto, pero su mayor virtud es que permite enmendar errores. Esto lo demuestran los resultados de las elecciones de Grecia de este 7 de julio, en que el Gobierno de Syriza fue rechazado por los votantes que le entregaron el mando al partido Nueva Democracia de Kyriakos Mitsotakis, quien ha prometido aplicar una agenda liberal.

            La Coalición de la Izquierda Radical, conocida por su acrónimo Syriza, se formó con la fusión de trece partidos y organizaciones anticapitalistas en 2004. Desde su primer intento electoral ese año, fue ganando gradualmente presencia en el parlamento griego. Entre 2012 y 2014 encabezó a la oposición y en 2015 triunfó en las elecciones nacionales bajo la dirección de Alexis Tsipras, quien se convirtió en primer ministro.

            Tsipras encontró lo que muchos antes: Que es más difícil gobernar que ser oposición. Si bien había prometido aplicar políticas radicales y dejar de pagar las deudas del sector público, no tuvo más remedio que llegar a acuerdos para impedir la expulsión de Grecia del sistema del euro y de la Unión Europea. Tuvo así que aplicar medidas de austeridad y renegociar esa deuda que había prometido repudiar. Sus decisiones llevaron a la renuncia de su radical ministro de finanzas, Yanis Varoufakis, quien decidió formar un nuevo partido, el DiEm25.

            Quizá Tsipras salvó la economía, que habría sufrido un colapso histórico si Grecia hubiera tenido que dejar el euro y la Unión Europea, pero también perdió las elecciones de este 2019. Mitsotakis obtuvo 39.6% de los votos, contra 31.6 de Tsipras. Varoufakis, con su nuevo partido, consiguió 3.5.

            En su campaña Mitsotakis propuso reformas para liberalizar la economía griega, la cual se ha contraído por el peso de una enorme deuda gubernamental y de un sector público obeso. Entre las nuevas propuestas se cuenta una reducción de la carga fiscal para lograr una recuperación económica.

            Ayer, apenas un día después de las elecciones, Mitsotakis asumió el cargo de primer ministro, pero al igual que Tsipras enfrentará ahora problemas enormes. La economía griega está quebrada. Sin una disminución radical del costo del Gobierno, el país se seguirá rezagando frente a los demás miembros de la Unión Europea.

            Lo importante aquí es que Grecia nos ha demostrado que un país democrático puede buscar soluciones en el radicalismo de izquierda para después enmendar el rumbo. Esa es la magia de la democracia, que permite a los electores cambiar sus decisiones. En algunos países, sin embargo, los partidos antidemocráticos han utilizado sus triunfos en las urnas para después desmantelar la democracia que les permitió llegar al poder. Lo hicieron Mussolini y Hitler en la Italia y la Alemania de las décadas de 1920 y 1930, y también Hugo Chávez y Nicolás Maduro en Venezuela en este siglo XXI.

            El pueblo griego se decepcionó primero de los partidos tradicionales, como Nueva Democracia, y recurrió a la izquierda radical. Hoy descarta a Syriza para buscar una vez más un Gobierno de Nueva Democracia, pero con un primer ministro que promete soluciones liberales. El problema es que los males económicos del País son tan profundos que la medicina tardará años o décadas para dar resultados. De hecho, nadie puede descartar el riesgo de que los electores se desesperen nuevamente y recurran a otras soluciones radicales, como las que ofrece el partido neonazi Aurora Dorada.

Tomar calles

"Pero imagínense a una policía que se indisciplina y toma las calles. ¿Qué imagen da, quién va a apoyar eso?" Coincido con el Presidente, aunque es difícil borrar el recuerdo de las tomas de calles del movimiento lopezobradorista.

Comentarios