No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

De ruinas a paraíso

También Andrés Manuel López Obrador hizo campaña lamentando la terrible situación de México.

Por Sergio Sarmiento

"Pero eso es el pasado. Y ahora sólo estamos viendo hacia el futuro",

Donald Trump.

            En su campaña electoral de 2016, y al rendir protesta como presidente, Donald Trump describió un Estados Unidos en ruinas: Un país con "madres e hijos atrapados en la pobreza; fábricas oxidadas dispersas como lápidas; un sistema educativo que deja a nuestros jóvenes y hermosos estudiantes privados de conocimiento; y el crimen y las bandas y las drogas que han robado tantas vidas". Lo curioso es que la Unión Americana estaba viviendo un periodo de crecimiento y bajo desempleo que no ha terminado todavía y que le ha permitido a Trump decir ahora, como Presidente, que es un momento de grandeza debido a sus políticas.

            También Andrés Manuel López Obrador hizo campaña lamentando la terrible situación de México. "Lo digo con realismo y sin prejuicios ideológicos -afirmó en su discurso inaugural ante el Congreso-. La política neoliberal ha sido un desastre, una calamidad para la vida pública de nuestro País".

            Como en Estados Unidos, la situación de México no era tan mala en algunos aspectos, mientras que en otros, aunque sí lo era, se ha deteriorado. Un artículo de Noah Smith publicado el 26 de agosto en Bloomberg Opinion señalaba que en contraposición con la idea de Trump de que México es una tierra sumida en la pobreza con millones de ciudadanos desesperados por migrar a Estados Unidos, se trata de un país que ha logrado avances sólidos en las últimas décadas, efectivamente, en el periodo que López Obrador llama neoliberal.

El PIB per cápita de México, medido en dólares constantes de 2005, pasó de 7 mil 400 dólares en 1988 a 10 mil 400 en 2018. La desigualdad, según el coeficiente de Gini, bajó de 51.4 en el 2000 a 43.4 en 2016. Las exportaciones mexicanas, que eran fundamentalmente de petróleo crudo en la década de 1980, hoy son principalmente de productos manufacturados. El número de personas nacidas en México que viven en Estados Unidos bajó de 12.8 millones en 2007 a 12.1 millones en 2015. "México tiene todavía una dura lucha frente a sí, pero está avanzando más de lo que piensan muchos", escribió Smith, dirigiéndose a Trump, pero en un mensaje que pudo haber mandado a López Obrador.

            Los problemas de México son enormes y no se resolverán fácilmente. La pobreza es producto de que el País sólo ha crecido un 2% anual en casi cuatro décadas, como lo ha señalado el propio Presidente, pero no ayuda que ahora tengamos un 0.0%. La violencia que heredamos de gobiernos anteriores es terrible, pero está aumentando. Nos dice el Presidente que hoy en México todo está requetebién, que somos felices, felices, felices, porque hay una mejor distribución de la riqueza, pero no tenemos nuevas cifras de Gini que lo comprueben. Mientras tanto, los subsidios que el Gobierno está entregando a algunos están acompañados de despidos de otros o de la eliminación de servicios y programas sociales.

            Supongo que en su informe del próximo domingo el presidente López Obrador presentará la imagen de un México que estaba en ruinas pero se ha levantado victorioso gracias a la Cuarta Transformación. Es lo mismo que hemos escuchado de Trump y de otros políticos en muchos lugares del mundo. Sin embargo, ni Estados Unidos ni México estaban tan mal antes, ni están tan bien ahora. Para mejorar, necesitamos evaluar con sensatez y realismo qué políticas públicas están funcionando y cuáles no. Pero esto no se ha hecho hasta ahora.

Incendios asesinos

Una nueva matanza con un incendio, que nos recuerda la del Casino Royale de Monterrey del 25 de agosto de 2011, ha tenido lugar en nuestro País. En la tragedia del Caballo Blanco de Coatzacoalcos de este 27 de agosto han fallecido 26 personas. En el Casino Royale murieron 52. El incendio del Casino Royale fue provocado. El del Caballo Blanco también.

Twitter: @SergioSarmiento

Comentarios