No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Eduardo Ruiz-Healy

Carencia de policías bien pagados, otro legado de la cleptocracia

En lo que a la seguridad pública, en gran parte del País, se refiere, el panorama a corto plazo es sombrío.

Por Eduardo Ruiz-Healy

Ciento cuarenta y ocho policías han sido asesinados en lo que va del año en 20 estados, de acuerdo al registro que elabora Causa en Común (causaencomun.org.mx).

El año pasado perdieron la vida 421 elementos policiacos en 31 estados; sólo en Campeche no murió violentamente algún policía. Han muerto 421 personas que, al igual que sus colegas en activo, ganaban muy poco dinero, considerando el riesgo que se corre por el solo hecho de llevar puesto un uniforme policial.

En 2019 han sido asesinados policías en Baja California (4), Chiapas (4), Chihuahua (14), Ciudad de México (6), Colima (2), Durango (1), Estado de México (10), Guanajuato (15), Guerrero (12), Hidalgo (2), Jalisco (10), Michoacán (14), Morelos (3), Nuevo León (3), Oaxaca (6), Puebla (8), Quintana Roo (4), San Luis Potosí (1), Sinaloa (3), Sonora (8), Tabasco (3), Tamaulipas (2), Tlaxcala (5) y Veracruz (8).

De acuerdo con el Diagnóstico Nacional sobre las Policías Preventivas de las Entidades Federativas, elaborado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp) y difundido el 31 de julio del año pasado, el salario neto promedio de un policía estatal es de 9,933 pesos. Los que más ganan son los de Chihuahua ($16,990) y los peor pagados son los de Tabasco ($6,019).

Al 31 de julio de 2018, los policías de 24 estados percibían salarios por arriba del promedio nacional de referencia y la mediana de los ingresos era de 12,425.50 pesos.

También hasta julio del año pasado, sólo doce entidades otorgaban las seis prestaciones básicas al 100% a sus agentes. Estas prestaciones son las siguientes: Seguro de vida, servicio médico, crédito para la vivienda, fondo de ahorro para el retiro, apoyos para policías caídos en cumplimiento de su deber y becas escolares para sus hijos.

Los gobiernos de los 32 estados otorgan seguro de vida a sus policías. Sin embargo, los gobiernos de:

.Colima, Jalisco, Estado de México, Oaxaca y Tamaulipas, no dan seguro médico.

·        Chiapas, Chihuahua, Durango, Estado de México, Nayarit, Oaxaca, Sinaloa, Tamaulipas y Tlaxcala, no apoyan con créditos a la vivienda.

·        Baja California Sur, Puebla y Zacatecas, no auxilian a los deudos de los policías caídos en cumplimento de su deber.

·        Baja California, Campeche, Colima, Estado de México, Nayarit, Oaxaca y Sinaloa, no han establecido fondo de ahorro para el retiro;

·        Baja California, Baja California Sur, Jalisco, Estado de México, Nayarit, Oaxaca, San Luis Potosí, Tabasco y Zacatecas, no benefician con becas escolares a los hijos de policías.

El antes mencionado Sesnsp informó hace poco que en el País hay un policía por cada mil habitantes y que lo mínimo que debería ser es de 1.8, tasa que aún está muy por debajo de la de 2.8 que recomiendan los expertos de la Organización de las Naciones Unidas.

Sólo la Ciudad de México, con una tasa de 4.3 policías por cada mil habitantes, y Tabasco, con 1.9, superan la tasa de 1.8.

Para llegar a la tasa de 1.8, es necesario reclutar, seleccionar y adiestrar a poco más de 96,000 policías preventivos estatales. Lograr esta meta llevará 3.4 años en vista de que cada año sólo pueden egresar 28,514 cadetes de las academias de Policía.

En lo que a la seguridad pública, en gran parte del País, se refiere, el panorama a corto plazo es sombrío.

Otro legado de la cleptocracia que tantos parecen añorar.

Comentarios