Dulce Carolina tiene más resultados de los que esperaba
Dulce Carolina tiene más resultados de los que esperaba
TENDENCIAS:

Dulce Carolina tiene más resultados de los que esperaba

Dulce Carolina tiene más resultados de los que esperaba
Por: |
HERMOSILLO, Sonora(GH)
Cuando está en su terapia favorita, la de Lokomat, es como si para Dulce Carolina sólo existieran ella y su robot; a veces platica con su terapeuta, pero se concentra más en ver la pantalla de enfrente. A un lado, su mamá la mira emocionada.

El Lokomat es un sistema de marcha robotizada para ayudar a pacientes en rehabilitación como Dulce Carolina, una niña de 7 años con parálisis cerebral.

Hace un año y medio ella llegó por primera vez al CRIT, con la esperanza de tener alguna mejoría. Y los resultados han sido más de lo que su familia esperaba.

"Fue como el despunte, por así decir, porque sí veíamos nosotros avances, pero al momento de entrar aquí al CRIT fue donde se abrieron todas las oportunidades de que ‘sí puedes, eres diferente, pero vas a poder salir adelante’", dice su madre, Carolina Javalera Arbayo.

Su diagnóstico de parálisis cerebral lo tuvo hasta que tenía unos tres años, porque también tiene epilepsia y los médicos pensaban que los problemas que tenía eran debidos a esta enfermedad.

Pero a pesar de haber empezado su rehabilitación más tarde que otros niños con la misma discapacidad, Dulce Carolina no se queda atrás en su desarrollo.

"Nos decían antes, cuando la niña estaba más pequeña, que a lo mejor no podría caminar, que no iba a poder hablar, que no iba a poder integrarse a una escuela regular y demás. Pero sí, ha ido avanzando mucho", asegura su mamá.

Uno de los principales obstáculos a los que se ha enfrentado no ha sido precisamente el de su discapacidad, sino el poder integrarse a la sociedad. Javalera Arbayo señala que fue difícil encontrar una escuela regular que le diera un espacio.

"Hay muchas escuelas que no los aceptan, a pesar de que ellos tienen la capacidad. Por ejemplo, mi niña a lo mejor nunca va a poder escribir, pero leer sí, igual que los demás; igual comunicarse, igual hablar, tener una vida más igual a los demás niños", agrega.

De hecho, a la niña le encanta leer y tiene una gran capacidad de retención; cada noche le pide a su mamá que lean el libro de lecturas de la escuela, aunque ya se sabe de memoria casi todos los cuentos.

Sus hermanos mayores y sus papás son sus principales cuidadores, pero también ha encontrado un gran apoyo en el kínder al que asiste, en sus compañeros de clase y en sus vecinos.
Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados